jueves, 31 de diciembre de 2009

Y se me fue el 2009...



Feliz año nuevo a todos los Ángeles de Cenizas del planeta ♥!!!

Me podría acordar de muchísimas cosas este año, pero opto por ver las buenas ^^ Primero que nunca había tenido un blog, ni siquiera un fotolog, ni nada porque yo decía "pa que quiero que vean mis fotos, si me ven todos los días", y una amiga me dijo "pero podes subir de esas cosas que te gustan" Y se prendió la lamparita xD

Por suerte! ya que conocí un montón de amigas, de esas que uno quisiera que vivan enfrente, pero están a miles de kilómetros y entre tanta mala cosa que brinda internet, también está quienes usan esta herramienta de buena manera. Y conocemos personas maravillosas que piensan o les gustan cosas parecidas a las nuestras y podemos recomendar y ser recomendados. Por qué en la mayoría de nuestros blogs hablamos de cosas relacionadas con el arte y lo que sentimos, compartimos ideas y disentimos....y todo, todo esto nos hace poder conocer el mundo de manera más amplia.

Por eso, muchas felicidades a todos aquellos que se toman su minuto de leer lo que estoy escribiendo, a los que siguen el blog ¡¡¡75!!! nunca creí que serían tantas, porque soy de las que hablan y nadie le da bolilla y que halla 75 personas que les haya interesado esto, es....superar las expectativas xD Realmente para mi todo esto, supera enormemente las expectativas jajaja.
.........................................................................................

Lo mejor en Libros

Tenía pensado hacer un "top", pero no puedo hablar en cuánto a libros que sean sólo de este año. Porque a mi mano cayeron libros de años atrás, algunos muchos años atrás, y no puedo dejar de nombrarlos: Ésto es lo mejor que leí en el 2009 (o sea, no sólo libros del 2009, sino los que cayeron en éste 2009 xD y no van por posición, sino por en-orden-que-llegó-a-la-cabeza)

1. The Mortal Instruments

Es obvio, porque es el libro más obsesivo que conozco, porque no me puedo sacar a los personajes de la cabeza. Me parece completamente perfecta la historia y ya hablé tantas veces de Cazadores de Sombras que es increíble que todavía tenga cosas que decir xD
Lo que más me gusta es la credibilidad de los personajes. Claro hablamos del libro con más fantasía de todos, pero la manera de reaccionar de la mayoría de los personajes es muy creíble y sincera "a comparación de muchos otros, que no se entienden por qué hacen lo que hacen y es poco real ¬¬". MI libro FAVORITO
Y ¡Jace! Mi Jace ♥

"No puedo evitarlo.Uso mi afilado ingenio para ocultar mi dolor interior."- "Jace Lightwood"

-A veces las Marcas pueden proporcionarte pesadillas aterradoras –dijo Jace-. Si te las hacen cuando eres demasiado joven. "Jace Lightwood"

-No soy un ángel, Jace –repitió ella–. No devuelvo libros de la biblioteca. Bajo música
ilegalmente de Internet. Miento a mi madre. Soy completamente normal. "Clary Fray"

2. Cumbres Borrascosas

Un libro precioso, yo soy lenta para leer, y me encanta releer este libro xD es inevitable, me gusta mucho. ¡y tiene cada frase memorable! Para mí, no es una historia de amor. A mi me parece que habla simplemente del vivir y de los deseos del corazón, es muy profundo, para reflexionar. Y mi personaje favorito es Catherine "hija", me encanta la manera en que adora los libros. Y también Nelly, que es sin duda la voz del autor.

Un libro inolvidable, un clásico, un tesoro.

"¡No puedo vivir sin mi vida! ¡No puedo vivir sin mi alma"



3. Harry Potter y las Reliquias de la muerte

¡Ríanse! pero esperé hasta el 2009 para leerlo. ¿Por qué? porque no quería que se termine, porque me negaba a que deje de existir una próxima toma. Y desde que salió, no lo compré, me abstuve de leer en cualquier foro, cualquier spoiler...hasta que en septiembre, me operaron y necesitaba algo que realmente me distrajera las 24 horas del día. Por eso, mi mejor amiga, me lo prestó. Aunque me hacía doler la panza, el peso del libro xD porque ni sentarme podía. En fin. La batalla final, el limbo de King Cross, y el epílogo no se me van a borrar de la mente, ni en la otra vida xD Y concluye la saga, pero el fanatismo perdura

"Pues… no, la verdad es que no. Ellos creen que lo único que hago es ocupar espacio, pero estoy acostumbrado a…
-Yo no creo que lo único que hagas sea ocupar espacio."
Dudley Dursley

"¡Vaya! ¡Somos idénticos!"
Fred y George

"¿«La Cenicienta»? ¿Qué es eso, una enfermedad?"
Ronald Weasley

"Donde esté tu tesoro estará también tu corazón"

"Claro que está pasando dentro de tu cabeza, Harry, pero ¿por qué iba a significar eso que no es real?"
Albus Dumbledore.

"Albus Severus, te pusimos los nombres de dos directores de Hogwarts. Uno se ellos era de Slytherin, y seguramente era el hombre más valiente que jamás he conocido."
Harry Potter.

4. El Retrato de Dorian Gray

Acabo de terminarlo ayer y me parece increíble, otro clásico y tesoro ^^ Me encanta el juego entre el arte y realidad. Puede ser malicioso todo lo que Lord Henry diga, pero tiene un extraño encanto, todo el libro está lleno de ideas encantadoras y puede hablar de una sociedad victoriana, pero tranquilamente habla de los mismos problemas de la sociedad. Y aunque con el prólogo añadido en esta segunda edición que leí, se entiende que lo tildaron de inmoral al libro. Pero al final tiene un claro mensaje ético. Es fascinante, con un ritmo extraño y una historia que te deja con la boca abierta. Parece que en este siglo ya nadie se puede sorprender de nada, pero esas ideas locas hasta hoy en día llaman la atención. Y no sigo porque puedo estar una hora y media hablando de lo mucho que me encantó esta novela.

"Sin embargo, la juventud sonríe sin ningún motivo. Es uno de sus principales encantos"


5. Las intermitencias de la Muerte

No por nada te ganas un premio Novel ^^ Me acuerdo y me rio ¿cómo puede ser que los temas más dramáticos por los cuales una persona puede pasar sean tan irónicos y divertidos? Ah! porque es una novela que nos hace comprender, que hay que morir y que sino... léanlo y pasen por las mil y unas que pasó el país en dónde nadie muere, y hay que entender a la pobre Muerte que sólo hace su trabajo y con lo único que habla es con una guadaña xD
Es demasiado irónico e inteligente, mostrándonos como de cabeza dura somos los seres humanos y que para resumir el libro en pocas palabras diríamos ¡C'est la vie! y no hay nada que podamos hacer, más que afrontarlo

6. En Otro Lugar

Otro libro más que le agradezco a mi mejor amiga. Lo peor que te puede pasar el 21 de septiembre, es que es el día de la primavera y del estudiante y que tus amigos están afuera disfrutando del aire y del sol, yo en la cama y con dos sondas. ¡Divino!...ya dije que soy lenta leyendo. Bue, no con este libro que tardé unas 24 horas, con pausas para comer y dormir (no con sondas, no tenés que levantarte pa ir al baño xDD ¡Que ventajaa ¬¬). Un libro sumamente esperanzador, que abarca los temas con ligereza, pero es imposible no sentir angustia y llorar cuando afrontás una nueva vida junto a Liz, en el "Otro Lugar", o mas conocido como el más allá. Otro más para decir ¡Así es la vida! y suena muy irónico, porque no habla de muerte, sino de otro tipo de vida xD

7. La Bestia

Necesita un poco de reivindicación, porque me están atacando este libro precioso, como "versión crepuscular de la Bella y la Bestia" ¬¬. Me gustaría saber en qué carajo se parecen
Me pareció un libro de lo más interesante, cuando en la historia ya conocemos el final, realmente tiene que ser entretenido y llamativo el desarrollo. Para mi contiene una importante crítica social ¿nunca nos vamos a librar del estigma de la imagen? ¿jamás vamos a querernos realmente por lo que somos? Bueno, claramente de eso habla. De que en ésta sociedad la imagen vale más que la persona, que somos prejuiciosos. Y que todos los Kyle Kingsbury deberían tener su castigo ¬¬


8. Hush Hush

Bien, aunque le haya faltado un poco al desarrollo y que odio profundamente a Nora. Quizás en Cressendo, eso cambie algo ^^. El resto me pareció genial. Lo que me gusta de estos libros es que son adictivos que te obsesiona sacando conjeturas (erróneas yo xD) y que el argumento y los diálogos me parecen muy ingeniosos. Además Patch, los ángeles, superan a los vampiros xD él es malo, malo en serio. Pero claro hasta que el malo se enamora de la Marie Sue ¬¬. Otro personaje llamativo me pareció Dabria, éste fragmento me parece el mejor de todo el libro:

"-¡Tú... todos vosotros, sois egoístas y descuidados! Vuestros cuerpos son salvajes e indisciplinados. Un momento estás en la cima de la alegría, y al siguiente al borde de la desesperación. ¡Es lamentable! ¡Ningún ángel aspiraría a eso! - Ella se puso un brazo en un arco salvaje a través de su cara, secándose las lágrimas - ¡Mírame! ¡Apenas puedo controlarme! ¡He estado aquí mucho tiempo, sumergida en la inmundicia humana!" Dabria
.............................................................................................

Omg! y hastá acá llegué ¿Por qué tienen que ser 10? Realmnte hay muchísimos más que realmente son buenísimos, pero como dije soy muy lenta leyendo y suelo empezar por los que me prestn porque tengo que devolverlos y leí muchísimos prestados y en la computadora me faltan unos capítulos para terminar Vampire Academy ¡que lo ame al libro! pero todavía no hablo prque no lo terminé así como Dos velas para el Diablo, La corte Oscura, La casa de la noche, éxodo (que es gigante gigante) El nombre de la Rosa, no no no. Prometo leer de a uno!!! para el año que viene xD y el próximo post será sobre pelis, series y musica...pero por hoy ya me cansé mucho jaja, parece que no pero lleva tiempo hacer todo esto. No molesto más, Un beso y Feliz 2010 para todo el mundo, que sea leve!

XX

martes, 29 de diciembre de 2009

El Libro de Nod ¡Ahora te entiendo Simon Lewis xD!

"Vampiros, la Mascarada "es todo un clásico Dentro del mundo de los Juegos de rol. Dentro de este Multiverso no Encontramos con El Libro de Nod, en el Cual se relatan los orígenes de Caín hasta nuestros días.

Según una leyenda vampirica, se cree que el primer vampiro Fue Caín, el tercer hombre, Aquel Que Mató a su hermano. Según el El Libro de Nod, los Arcángeles lo condenaron a vivir en las sombras ya beber sangre, Y también maldijeron A sus descendientes que llevaran la maldición y se odiarán entre ellos.


Gracias al Blog de Ángeles ^^


Nota

Para las que hayan leído Ciudad de Cristal. Se acuerdan que hay una parte en la que Raphael lo quiere a nuestro Simon para "su" ejército, porque es "el Dylighter xD"....y lo re cagan por la runa, que creo Clary le había echo, de la marca de Caín, que si lo tocaban les iba a rebotar siete veces peor, o algo así. Bueno, yo no entendía que carajo tenía que ver el hermanito de Abel xD...Ahora, sí.

XXx

domingo, 27 de diciembre de 2009

El Retrato de Dorian Gray. (Remake con Ben Barnes)

DESCARGAR; Porque los guachos no la traen al cine ¬¬

Parte 2 http://www.sendspace.com/file/ntbo4g
Parte 3 http://www.sendspace.com/file/1z8pa2
Parte 4 http://www.sendspace.com/file/coqm9a

Subtitulos http://www.megaupload.com/?d=HWYYI6K3

Password: zona-videos.com
Ben Barnes es “Dorian Gray” en la nueva adaptación de la obra de Oscar Wilde


Ficha Técnica

Título: El retrato de Dorian Gray
Título original: The Picture of Dorian Gray
País: EEUU
Estreno en USA: 09/09/09
Estreno en España: 12/03/2010
Estreno en latinoamérica: rumores entre enero y marzo
Director: Oliver Parker
Reparto: Ben Barnes (Dorian Gray) , Colin Firth (Lord Henry Wotton) , Rebecca Hall, Ben Chaplin (Basil Hallward) , Emilia Fox, Rachel Hurd-Wood (Sibyl Vane) , Fiona Shaw, Maryam D'Abo, Pip Torrens, Douglas Henshall, Caroline Goodall, Michael Culkin, Johnny Harris, Max Irons

Teaser Trailer


Sinopsis:

Ben Barnes, protagoniza a un joven de belleza extrema, en la nueva adaptación llevada a la gran pantalla de la obra “El retrato de Dorian Gray”, escrito por Oscar Wilde.

Dorian Gray (Ben Barnes) es un atractivo aristócrata que regresa a su Londres natal tras pasar la adolescencia aislado en el campo. Abrumado por la vida nocturna londinense, Dorian se sumerge en ella de la mano de Lord Henry Wottom (Colin Firth), quien le muestra los lugares más recónditos y peculiares de la capital inglesa.

Dorian pronto comienza a obsesionarse con alcanzar la eterna juventud. Un retrato suyo pintado por Basil Hallward (Ben Chaplin) se convertirá en un recordatorio palpable de sus graves faltas con el paso del tiempo. A diferencia del resto de los mortales, el apuesto Dorian permanece impasible al sucederse los años y es el retrato en cambio, el que envejece y asume su degradación física y moral.



Ben Barnes Biografía


Benjamin "Ben" Barnes, nació el 20 /08/1981 (Tiene 28 años!! parece mucho más jóven ¿No creen?

Barnes nació en Londres (Inglaterra). Su padre era un psiquiatra y su madre psicoterapeuta.1 Estudió en la King's College School, donde fue contemporáneo del actor Khalid Abdalla y del comediante Tom Basden. Asistió a la Kingston University, donde estudió drama y literatura inglesa.

Su debut cinematográfico fue como el joven Dunstan Thorn en el filme de 2007 Stardust. También actuó en la película Bigga Than Ben, dirigida por Suzie Halewood y estrenada en agosto de 2008.
En febrero de 2007, se anunció que Barnes interpretaría al príncipe Caspian en el filme Las Crónicas de Narnia.

Opinión

¿Qué puedo decir? que estoy indignadísima ¡Me muero por ver a Ben en ésta película! y no sólo porque es el precioso Ben, sino porque estoy leyendo la novela (que es increíble, cuando la termine le dedico una entrada, por supuesto xD) y la historia es asombrosa para una película. Y acá ni siquiera hay una fecha segura. ¡Después se quejan de las descargas ilegales! si ni siquiera se encargan de hacer llegar las pelis ¬¬
Como verán el elenco es buenísimo Rachel Wood! (Sí, la chica que muchas les gusta para Clary!!), también Colin Firth, que estuvo en Realmente amor
Y no puedo decir, si la peli es mala, buena o nada, porque lamentablemente tenemos que esperar a que algún día se estrene en latinoamérica, y España por lo menos ya tiene la fecha que es en marzo ^^
Por el trailer y algunos videitos en youtube, ya se gana mis expectativas. Queda esperar y me extraña que haya poca información sobre la película en sí ¬¬

sábado, 26 de diciembre de 2009

El corazón delator: Edgar Allan Poe

A mis queridas aficionadas a la lectura acá les traigo uno de esos cuentos que se debe de leer antes de morirse, perdón por mi dramatismo xD éste es uno de los cuentos que te dejan con una siniestra sonrisa en la boca cuando lo terminas de leer. 100% clásico, de esos que quizás tuvieron que leer en el colegio, y habrán representado unas de las pocas horas de clase que realmente fueron útiles. Lo leí hace una infinidad de tiempo, y todavía en mi cabeza, a éste cuento lo escucho latir, ya van a ver por qué xD. ¿La canción de Soda Estéreo, tiene algo que ver? siempre me lo pregunté jaja



¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen... y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche y día. Yo no perseguía ningún propósito. Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás me había hecho nada malo. Jamás me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su ojo. ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre... Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco, muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel ojo para siempre.

Presten atención ahora. Ustedes me toman por loco. Pero los locos no saben nada. En cambio... ¡Si hubieran podido verme! ¡Si hubieran podido ver con qué habilidad procedí! ¡Con qué cuidado... con qué previsión... con qué disimulo me puse a la obra! Jamás fui más amable con el viejo que la semana antes de matarlo. Todas las noches, hacia las doce, hacía yo girar el picaporte de su puerta y la abría... ¡oh, tan suavemente! Y entonces, cuando la abertura era lo bastante grande para pasar la cabeza, levantaba una linterna sorda, cerrada, completamente cerrada, de manera que no se viera ninguna luz, y tras ella pasaba la cabeza. ¡Oh, ustedes se hubieran reído al ver cuán astutamente pasaba la cabeza! La movía lentamente... muy, muy lentamente, a fin de no perturbar el sueño del viejo. Me llevaba una hora entera introducir completamente la cabeza por la abertura de la puerta, hasta verlo tendido en su cama. ¿Eh? ¿Es que un loco hubiera sido tan prudente como yo? Y entonces, cuando tenía la cabeza completamente dentro del cuarto, abría la linterna cautelosamente... ¡oh, tan cautelosamente! Sí, cautelosamente iba abriendo la linterna (pues crujían las bisagras), la iba abriendo lo suficiente para que un solo rayo de luz cayera sobre el ojo de buitre. Y esto lo hice durante siete largas noches... cada noche, a las doce... pero siempre encontré el ojo cerrado, y por eso me era imposible cumplir mi obra, porque no era el viejo quien me irritaba, sino el mal de ojo. Y por la mañana, apenas iniciado el día, entraba sin miedo en su habitación y le hablaba resueltamente, llamándolo por su nombre con voz cordial y preguntándole cómo había pasado la noche. Ya ven ustedes que tendría que haber sido un viejo muy astuto para sospechar que todas las noches, justamente a las doce, iba yo a mirarlo mientras dormía.

Al llegar la octava noche, procedí con mayor cautela que de costumbre al abrir la puerta. El minutero de un reloj se mueve con más rapidez de lo que se movía mi mano. Jamás, antes de aquella noche, había sentido el alcance de mis facultades, de mi sagacidad. Apenas lograba contener mi impresión de triunfo. ¡Pensar que estaba ahí, abriendo poco a poco la puerta, y que él ni siquiera soñaba con mis secretas intenciones o pensamientos! Me reí entre dientes ante esta idea, y quizá me oyó, porque lo sentí moverse repentinamente en la cama, como si se sobresaltara. Ustedes pensarán que me eché hacia atrás... pero no. Su cuarto estaba tan negro como la pez, ya que el viejo cerraba completamente las persianas por miedo a los ladrones; yo sabía que le era imposible distinguir la abertura de la puerta, y seguí empujando suavemente, suavemente.

Había ya pasado la cabeza y me disponía a abrir la linterna, cuando mi pulgar resbaló en el cierre metálico y el viejo se enderezó en el lecho, gritando:

-¿Quién está ahí?

Permanecí inmóvil, sin decir palabra. Durante una hora entera no moví un solo músculo, y en todo ese tiempo no oí que volviera a tenderse en la cama. Seguía sentado, escuchando... tal como yo lo había hecho, noche tras noche, mientras escuchaba en la pared los taladros cuyo sonido anuncia la muerte.

Oí de pronto un leve quejido, y supe que era el quejido que nace del terror. No expresaba dolor o pena... ¡oh, no! Era el ahogado sonido que brota del fondo del alma cuando el espanto la sobrecoge. Bien conocía yo ese sonido. Muchas noches, justamente a las doce, cuando el mundo entero dormía, surgió de mi pecho, ahondando con su espantoso eco los terrores que me enloquecían. Repito que lo conocía bien. Comprendí lo que estaba sintiendo el viejo y le tuve lástima, aunque me reía en el fondo de mi corazón. Comprendí que había estado despierto desde el primer leve ruido, cuando se movió en la cama. Había tratado de decirse que aquel ruido no era nada, pero sin conseguirlo. Pensaba: "No es más que el viento en la chimenea... o un grillo que chirrió una sola vez". Sí, había tratado de darse ánimo con esas suposiciones, pero todo era en vano. Todo era en vano, porque la Muerte se había aproximado a él, deslizándose furtiva, y envolvía a su víctima. Y la fúnebre influencia de aquella sombra imperceptible era la que lo movía a sentir -aunque no podía verla ni oírla-, a sentir la presencia de mi cabeza dentro de la habitación.

Después de haber esperado largo tiempo, con toda paciencia, sin oír que volviera a acostarse, resolví abrir una pequeña, una pequeñísima ranura en la linterna.

Así lo hice -no pueden imaginarse ustedes con qué cuidado, con qué inmenso cuidado-, hasta que un fino rayo de luz, semejante al hilo de la araña, brotó de la ranura y cayó de lleno sobre el ojo de buitre.

Estaba abierto, abierto de par en par... y yo empecé a enfurecerme mientras lo miraba. Lo vi con toda claridad, de un azul apagado y con aquella horrible tela que me helaba hasta el tuétano. Pero no podía ver nada de la cara o del cuerpo del viejo, pues, como movido por un instinto, había orientado el haz de luz exactamente hacia el punto maldito.

¿No les he dicho ya que lo que toman erradamente por locura es sólo una excesiva agudeza de los sentidos? En aquel momento llegó a mis oídos un resonar apagado y presuroso, como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. Aquel sonido también me era familiar. Era el latir del corazón del viejo. Aumentó aún más mi furia, tal como el redoblar de un tambor estimula el coraje de un soldado.

Pero, incluso entonces, me contuve y seguí callado. Apenas si respiraba. Sostenía la linterna de modo que no se moviera, tratando de mantener con toda la firmeza posible el haz de luz sobre el ojo. Entretanto, el infernal latir del corazón iba en aumento. Se hacía cada vez más rápido, cada vez más fuerte, momento a momento. El espanto del viejo tenía que ser terrible. ¡Cada vez más fuerte, más fuerte! ¿Me siguen ustedes con atención? Les he dicho que soy nervioso. Sí, lo soy. Y ahora, a medianoche, en el terrible silencio de aquella antigua casa, un resonar tan extraño como aquél me llenó de un horror incontrolable. Sin embargo, me contuve todavía algunos minutos y permanecí inmóvil. ¡Pero el latido crecía cada vez más fuerte, más fuerte! Me pareció que aquel corazón iba a estallar. Y una nueva ansiedad se apoderó de mí... ¡Algún vecino podía escuchar aquel sonido! ¡La hora del viejo había sonado! Lanzando un alarido, abrí del todo la linterna y me precipité en la habitación. El viejo clamó una vez... nada más que una vez. Me bastó un segundo para arrojarlo al suelo y echarle encima el pesado colchón. Sonreí alegremente al ver lo fácil que me había resultado todo. Pero, durante varios minutos, el corazón siguió latiendo con un sonido ahogado. Claro que no me preocupaba, pues nadie podría escucharlo a través de las paredes. Cesó, por fin, de latir. El viejo había muerto. Levanté el colchón y examiné el cadáver. Sí, estaba muerto, completamente muerto. Apoyé la mano sobre el corazón y la mantuve así largo tiempo. No se sentía el menor latido. El viejo estaba bien muerto. Su ojo no volvería a molestarme.

Si ustedes continúan tomándome por loco dejarán de hacerlo cuando les describa las astutas precauciones que adopté para esconder el cadáver. La noche avanzaba, mientras yo cumplía mi trabajo con rapidez, pero en silencio. Ante todo descuarticé el cadáver. Le corté la cabeza, brazos y piernas.

Levanté luego tres planchas del piso de la habitación y escondí los restos en el hueco. Volví a colocar los tablones con tanta habilidad que ningún ojo humano -ni siquiera el suyo- hubiera podido advertir la menor diferencia. No había nada que lavar... ninguna mancha... ningún rastro de sangre. Yo era demasiado precavido para eso. Una cuba había recogido todo... ¡ja, ja!

Cuando hube terminado mi tarea eran las cuatro de la madrugada, pero seguía tan oscuro como a medianoche. En momentos en que se oían las campanadas de la hora, golpearon a la puerta de la calle. Acudí a abrir con toda tranquilidad, pues ¿qué podía temer ahora?

Hallé a tres caballeros, que se presentaron muy civilmente como oficiales de policía. Durante la noche, un vecino había escuchado un alarido, por lo cual se sospechaba la posibilidad de algún atentado. Al recibir este informe en el puesto de policía, habían comisionado a los tres agentes para que registraran el lugar.

Sonreí, pues... ¿qué tenía que temer? Di la bienvenida a los oficiales y les expliqué que yo había lanzado aquel grito durante una pesadilla. Les hice saber que el viejo se había ausentado a la campaña. Llevé a los visitantes a recorrer la casa y los invité a que revisaran, a que revisaran bien. Finalmente, acabé conduciéndolos a la habitación del muerto. Les mostré sus caudales intactos y cómo cada cosa se hallaba en su lugar. En el entusiasmo de mis confidencias traje sillas a la habitación y pedí a los tres caballeros que descansaran allí de su fatiga, mientras yo mismo, con la audacia de mi perfecto triunfo, colocaba mi silla en el exacto punto bajo el cual reposaba el cadáver de mi víctima.

Los oficiales se sentían satisfechos. Mis modales los habían convencido. Por mi parte, me hallaba perfectamente cómodo. Sentáronse y hablaron de cosas comunes, mientras yo les contestaba con animación. Mas, al cabo de un rato, empecé a notar que me ponía pálido y deseé que se marcharan. Me dolía la cabeza y creía percibir un zumbido en los oídos; pero los policías continuaban sentados y charlando. El zumbido se hizo más intenso; seguía resonando y era cada vez más intenso. Hablé en voz muy alta para librarme de esa sensación, pero continuaba lo mismo y se iba haciendo cada vez más clara... hasta que, al fin, me di cuenta de que aquel sonido no se producía dentro de mis oídos.

Sin duda, debí de ponerme muy pálido, pero seguí hablando con creciente soltura y levantando mucho la voz. Empero, el sonido aumentaba... ¿y que podía hacer yo? Era un resonar apagado y presuroso..., un sonido como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. Yo jadeaba, tratando de recobrar el aliento, y, sin embargo, los policías no habían oído nada. Hablé con mayor rapidez, con vehemencia, pero el sonido crecía continuamente. Me puse en pie y discutí sobre insignificancias en voz muy alta y con violentas gesticulaciones; pero el sonido crecía continuamente. ¿Por qué no se iban? Anduve de un lado a otro, a grandes pasos, como si las observaciones de aquellos hombres me enfurecieran; pero el sonido crecía continuamente. ¡Oh, Dios! ¿Qué podía hacer yo? Lancé espumarajos de rabia... maldije... juré... Balanceando la silla sobre la cual me había sentado, raspé con ella las tablas del piso, pero el sonido sobrepujaba todos los otros y crecía sin cesar. ¡Más alto... más alto... más alto! Y entretanto los hombres seguían charlando plácidamente y sonriendo. ¿Era posible que no oyeran? ¡Santo Dios! ¡No, no! ¡Claro que oían y que sospechaban! ¡Sabían... y se estaban burlando de mi horror! ¡Sí, así lo pensé y así lo pienso hoy! ¡Pero cualquier cosa era preferible a aquella agonía! ¡Cualquier cosa sería más tolerable que aquel escarnio! ¡No podía soportar más tiempo sus sonrisas hipócritas! ¡Sentí que tenía que gritar o morir, y entonces... otra vez... escuchen... más fuerte... más fuerte... más fuerte... más fuerte!

-¡Basta ya de fingir, malvados! -aullé-. ¡Confieso que lo maté! ¡Levanten esos tablones! ¡Ahí... ahí!¡Donde está latiendo su horrible corazón!

FIN

Premios, y feliz navidad, Hanuka, año nuevo, pascua y todas las fiestas que se vengan xD

Primero quiero agradecer a todas las que se pasaron por el blog a desear una feliz navidad ^^ yo estaré intentando pasar por sus recintos xD pero tengo unos problemillas con internet, que ya solucionaré.
Bien ¿Qué puedo decir sobre navidad? No soy la mejor de las católicas, pero me parece bueno que un día por lo menos nos acordemos de saludar a las personas que queremos y olvidarnos un poco de los problemas que nos depara la rutina. Y bueno, en cuánto al año nuevo, esperemos que venga mejor que éste. aunque en realidad, para mí, nunca un año es bueno o malo. Porque como pasan cosas horribles, pasan cosas buenas, siempre el mundo tiene ese maldito equilibrio xD sin lluvia no hay arcoiris
............................................................................................

Ahora Sí! LOS PREMIOS!!!

Premio Suspiro del Año

Bien, éste es el premio que ha salido de la encuesta en éste blog sobre quien era el suspiro del año, entre el vampiro más famoso del mundo (84 votos en un mes aprox.) y nuestro querido Adrian King, Jace para algunas, Patch para otras, Freddy o simplemente Alex en stormbreaker (170 votos en un mes aprox.).
Te amamos Alex! eres nuestro suspiro de Oro ajajaja

Premio Blog Femenino e Inteligente

1ºAgradecer al blog que te lo dio:

Muchas Gracias Aira!!!!

2ºDecir un autor que te encante:

Cassie Clare, Oscar Wilde, Poe, Jhon Grishman, Becca, Las Hermanas Bront, Jane Austen, y muchos más. Ah! esperen, era uno solo xD

3ºMenciona un autor que nunca leerias:

Lo primero que se me vino a la mente fue "cualquier autor necesita una oportunidad, no le negaría la lectura a nadie"...pero después pensé "nunca leería el libro de rimas de Belen francese ¬¬ aiii cómo es posible que una modelo tonta tenga acceso a la publicación de un libro!!!!
aghhh con todos los buenos autores de novelas que no puodrán publicar sus libros,
viene una mina que no...aiii para que gastar letra en ella ¬¬

4ºTu libro favorito:

Cazadores de Sombras ♥

Premio Clase Nocturna

1-Dar las gracias al blog que te lo otorgó: Gracias Saeta y Clo

2-¿Cual de las esencias nombradas sería perfecta para tu chico de ensueño?

Rebelde y Encantador (aunque creo que no existe la combinación ¬¬)

3-La llegada de los príncipes a caballo ya está pasada. Ahora tu príncipe viene en un coche... ¿cual sería?

Awww en un "Delorean" como el de volver al futuro ♥ ajaja que friki esa imagen del auto que se abre con las puertas para arriba, yo quierooo más tener a ese auto que al chico que venga dentro xD quierooo ese auuutttoooo jajaja, nunca lo vi por la calle, ni en una agencia. Yo lo voy a tener xD

Premio Blog Ingenioso

Gracias a Saeta, Clo y Dark Angel ^^
..........................................................................................
Fiuu, terminé. Ahora lo más difícil es que internet me funcione para ir a avisar a cada una de su premio. Bueno, im sorry, me voy a dormir y mañana (si ésta porquería anda) les aviso ^^

Casi se me olvidaba...Y las ganadoras de éstos hermosos premios que me hacen tanta ilusión como el primer día, al recibirlos, son...(redobles de tambores)...

Shashira http://alegriazul.blogspot.com/
Kaely http://locuravampirica.blogspot.com/
Maryita http://my-twilight-sun.blogspot.com/
Maria http://inmortalthoughts.blogspot.com/
Bella http://crepusculoymuchomas.blogspot.com/
Mel & Lexxie http://besosdeunangel.blogspot.com/
Aira http://www.theangelsofthenight.blogspot.com/
Pulga http://pirate-riot.blogspot.com/
Saeta http://www.dinastialibro.blogspot.com/
Noel http://www.el-mundodelassagas.blogspot.com/
Maria http://soycazadoradesombrasylibros.blogspot.com/
Claudia http://losmejorelibros.blogspot.com/
Ángeles http://novelvampir.blogspot.com/
Luna http://www.losinstrumentosmortales.blogspot.com/
Dark Angel http://losangelesdeloslibrosblogspot.com/
sweet poison http://sweet-poison-novelas-vampiricas.blogspot.com/
Marii http://librosjuvenilromantica.blogspot.com/
Clary Fray http://pasadosolvidados.blogspot.com/
Jey http://mibibliotecasecreta.blogspot.com/
Caty http://cosasdecaty.blogspot.com/
Gaby http://darkheartofangel.blogspot.com/
Miryam http://sweetparanoiaa.blogspot.com/

martes, 22 de diciembre de 2009

¿Y el felices por siempre? ¡Qué príncipe puto!

A ver no sé cómo empezar a contar esto, bien como una historia, corta y concisa:...Había una vez una Ro que se enganchó con...el señor X, por las dudas de que alguien conocido lo lea xD, y no pasó naranja, pero sí el típico "boludeo", creo que será algo así como "liarse" creo que así dicen nuestras amigas españolas, sino corriganme xD es bastante cliché esto; el chico alto, rubio y carilindo, pero cero de cabeza xDD.

Primero hubo algo parecido a algo, pero al año siguiente, la primera vez que tuve una operación (bueno la segunda, pero a los 7 años no me cuestionaba nada) falte muchísimos meses a la escuela y a danza, era horrible porque tus 20 mil amigos se reducen a cero y estás todo el día solo mirando el techo y deseando que a alguien más le pase, parece que está mal pero cuando estás solo te volvés completamente ermitaño y malhumorado. Entonces ya no era más una buena bailarina (más bien la peor, como lo sigo siendo hoy en día hasta que no se solucionen los problemas y pueda tener una constancia) y ya no era alegre, ni había un chico rubio precioso alrededor, ni mis amigas me aguantaban. Sino fuese por los libros...sería todavía peor. Hasta que bueno me reinserté en lo cotidiano, pero soy muy muy antisocial xDD y un número de amigos extremadamente reducido.

Pero ese año terminó y todos nos cambiamos de colegio y hoy en día es así de aburrido y malos los días, cuando leí Cumbres Borrascosas hay una frase que se me grabo a fuego "Cuando mires hacia atrás, te darás cuenta de lo feliz que eras hoy". Y aunque todo se había acabado, por lo menos lo podía ver y hablar, éste año, No.

Ayer pasó una coincidencia rara, estaba leyendo el tributo de la corte oscura, y citaba en una parte al Retrato de Dorian Gray, y se me vino a la cabeza Ben Barnes, seguramente había visto una publicidad o algo de la nueva peli que después le voy a dedicar una entrada y al libro también. Busqué la sinopsis y me encapriché que lo quería, en eso viene mi vieja diciendo que no consiguió regalo de navidad pra mí xD yo contenta de la vida, me fui al shoping a autoregalarme el Retrato de Dorian Gray. Subo a la escalera mecánica y quien estaba de espaldas a delante mio: Señor X

-Señor X
se da vuelta
-Ah Ro- un beso en la mejilla y sigue hablando con su amigo, yo me compro el retrato de Dorian Gray en Yenny (había una cola de la puta madre, y eso que nunca hay nadie ¬¬)

FIN

¿Un final de mierda? sí un final de mierda. Siempre a éstas pocas reflexiones que escribí les busco un remate, algo gracioso, una...onda moraleja, pero...No, nada, es eso y nada más. ¿Y dónde queda el cuento de hadas? Ah! todavía falta, me quedó acá sentada esperando Jace Wayland! algún día vas a llegar xDDDD

lunes, 21 de diciembre de 2009

R.I.P Brittany Murphy :(

La verdad no lo puedo creer, realmente me da muchísima pena, no sé de seguro habrán visto la película que acá se conoce como Pequeñas Grandes amigas (Junto a Dakota) me encanta esa película de verdad es una de mis favoritas y ella actuaba increíble me hacía reir mucho en las películas, como en Ni Idea ¿Se acuerdan de esa? seguro que la vieron, y también unas de mis pelis favoritas es la de 8 miles (La de Eminem, la calle de las ilusiones) no no es algo que a uno lo sorprende mal, es una verdadera lástima, perdimos a una buena actriz, carismática.

La policía de Los Angeles está investigando la muerte de la actriz estadounidense Brittany Murphy, ocurrida el domingo, y el juez de instrucción planea ordenar una autopsia al cadáver, informó la revista People.

La actriz, que trabajó en películas como "8 millas" y "Recién casados", murió a los 32 años de un infarto cuyas causas se desconocen poco después de las 10 en la ambulancia, camino al hospital, tras el llamado de su esposo a los servicios de emergencia desde su casa en Los Angeles.

Al parecer, su madre Sharon la encontró a las 8 de la mañana inconsciente bajo la ducha, informó el portal de noticias del espectáculo TMZ.com.

Murphy fue declarada muerta a su llegada al hospital Cedars Sinai de Los Angeles. Según versiones no confirmadas, la actriz padecía diabetes. TMZ asegura que su madre informó a los servicios de emergencia de ese mal, pero no fue posible salvarle la vida.

Uno de los papeles más importantes de Murphy fue en "8 millas", acerca del rapero estadounidense Eminem, interpretado por él mismo, donde encarnó a la novia del músico.

También trabajó junto a Ashton Kutcher en la comedia romántica "Recién casados", donde los dos interpretaban a una pareja joven a las que todo les salía mal durante su luna de miel. Kutcher y Murphy fueron pareja después de rodar el filme.

Murphy debutó en 1995 en la película para adolescentes "Clueless" (Ni idea), junto a Alicia Silverstone. Con su interpretación de la sofisticada Tai despertó expectativas en Hollywood.

Actuó junto a Angelina Jolie y Winona Ryder en "Inocencia interrumpida", en 1999. En la adaptación al cine de la historieta "La ciudad del pecado" interpretó a una mujer fatal junto al actor Clive Owen. En 2002 trabajó en "8 millas" junto a Eminem, al cual también se la vinculó sentimentalmente.

Muprhy se crió en la pequeña ciudad industrial de Edison (Nueva Jersey), cerca de Nueva York, e inició su carrera delante de las cámaras a los dos años. Estaba casada con el guionista Simon Monjack.
¿Que opinan? No los sorprende, tan jóven :(

Y algo que me llamó la atención fue esto que dijo su Ex Ashton Kutcher "Hoy el mundo perdió un pequeño rayo de sol. Mis más profundas condolencias para la familia de Britanny, su marido y su maravillosa madre Sharon" "Nos vemos en el otro lado, niña"

domingo, 20 de diciembre de 2009

La Casa de Espejos: Última Parte *o*

(...)
Esa noche la pase despierta en mi cama con dosel, mirando el techo. El mosquitero, blanco como el velo de una novia, se movía con la suave brisa del aire acondicionado. Oí la voz de Phillip en el otro lado de la pared subiendo y bajando como una ola a medida que se enfadaba más y más. La voz de mi madre era un débil punto-contrapunto a sus gritos: cuando su voz se eleva, la de ella se volvía más y más tranquila.
Observe un escarabajo de color verde brillante recorrer su camino a través de la pared de estuco, sus antenas tanteando con delicadeza como si fueran sus manos tocando las cosas.
Nosotros no fuimos a Río Negro a la mañana siguiente, por supuesto. Phillip se llevo su libro a la piscina y se sentó ceñudo en la sombra. Mi mamá se quedo en el interior, con las gafas de sol sobre sus ojos y un gran sombrero que mantenía su cara en sombras, pero a pesar de las gafas todavía pude ver que sus ojos estaban hinchados de llorar.
Evan no se levanto hasta el mediodía, y cuando lo hizo, salio de su habitación bostezando con pantalones cortos y sandalias. Su cabello se veía más claro que antes, como si el sol le hubiera blanqueado algo el color. Estoy mintiendo estaba en la hamaca en la terraza, con una revista abierta en mi regazo; cuando le vi, la deje en el suelo y me acerque a él, bajando la voz conforme me acercaba. "¿Cómo dormiste anoche?" le pregunto, esperando que pudiera leer mis ojos, preguntándome si escuchó lo mismo que yo.
"Bien." No leyó mis ojos; sus propios ojos color azul celeste miraban a su alrededor con nerviosismo. Tal vez se estuviera preguntando si ellos nos miraban, si estaban hablando acerca de cómo estamos demasiado cerca uno del otro, hablando en voz muy baja. Pero no. Ellos no se daban cuenta de nada. Ellos nunca lo hacían.
Había coincidido con Phillip un montón de veces antes de que mi madre finalmente me llevara casa, pero era la primera vez que me daba cuenta de lo grave que era. Phillip todavía estaba tratando de impresionarnos por aquel entonces. Todavía pensaba que había alguna manera de caerme bien. Cada vez que venía a nuestra casa, vestido con un traje, traía un ramo de flores para mi mamá y algo para mí, siempre algo tonto e inapropiado, como una hebilla brillante o un CD de música pop-bubblegum. Se que pensaba que todas las adolescentes eran iguales y les gustaba las mismas cosas, pero él estaba tratando, mi madre me dijo además que él no sabía nada de las chicas –sólo tenía un hijo. Y aunque sabía que Phillip tenía un hijo de mi edad, yo nunca le di el más mínimo pensamiento hasta esa noche, cuando mi madre se dirigió caminada deprisa hacia la puerta principal de Phillip y llamo al timbre, sonriéndome nerviosa todo el tiempo.
Y Evan abrió la puerta. Sonrió cuando me vio. "Hola" dijo. "tú debes ser Violet"
Me quedé en las escaleras, sin decir una palabra. Me sentía aturdida, como si me hubiera caído de la rama de un árbol alto y golpeado duro contra el suelo, dejándome sin respiración. Ya no habría ninguna oportunidad con este muchacho, al que veía todos los días en la escuela, que había memorizado cada peculiaridad suya- la forma en que apartaba su pelo de los ojos o jugueteaba con su reloj cuando se aburría- era el hijo de Phillip. Phillip el aburrido, con sus labios apretados, con el rostro cetrino, Phillip no podía tener un hijo que se parecía a este.
Ni siquiera me importo que Evan no me reconociera. No importo que pareciera no saber que incluso fuéramos a la misma escuela.
"¿Vas a la playa?" me pregunto ahora. "Voy contigo."
Me encogí de hombros. Realmente no había manera de detenerlo.
"Bien." Había cestos de toallas de playa cubiertas de brillantes rayas como bastones de caramelo. Evan se cubrió los hombros con una mientras nos dirigíamos por el camino a la playa. Estaba abandonada hoy de nuevo, la arena vacía se extendía a lo lejos. Parecía un anuncio de un destino de luna de miel, un lugar donde te puedes besar en la playa sin que nadie este mirando.

Extendimos nuestras toallas fuera y nos acostamos, yo sobre mi estómago, Evan mirando hacia el sol. Tenía un libro extendido encima de su estómago: El cartero llama dos veces, creo que era, aunque no pude leer toda la columna vertebral.
Me quedé sorprendida cuando me enteré de que a Evan le gustaba leer. No habría pensado que ningún muchacho tuviera intereses mas allá del deporte y las muchachas, al igual que nunca había pensado que tendría algún momento para una flaca, muchacha impopular que llevaba calcetines diferentes y camisas de muchachos, porque no sabía lo que suponía que tenía que llevar de todos modos.
Pero me di cuenta que estaba equivocada. Evan tenida tiempo para mí. El tipo de tiempo que significa que pasamos horas y horas en la biblioteca de Phillip, hablando o jugando a Halo en la gran pantalla de televisión. El tipo de tiempo que significaba que en realidad me saludaba en el pasillo, a veces, incluso cuando otras personas podían verlo. El tipo de tiempo que significaba que el martes por la noche, cuando cenamos con Phillip, esperaría por mí fuera de la escuela con su coche estacionado y con el motor en marcha, la puerta del pasajero ligeramente abierta. Para mí.
Me deslizaba en el asiento y le sonreía. "Gracias por esperarme."
Pasaba por encima de mí para sacar la puerta cerrada. "No hay problema." El color en la parte de atrás de su cuello cuando se inclinó para volver a la llave en la ignición me permitió saber y darme cuenta de lo cerca que estaba sentada de él.
Estábamos tan involucrados en la conversación, que incluso cuando llegábamos a la casa de Evan, no salíamos del coche, sólo nos sentábamos mientras estábamos en la entrada del auto, nuestras voces se mezclaron con la música de la radio del coche.
Me alargué para empujar un poco de pelo que colgaba detrás de mi oreja, pero los dedos de Evan ya estaban allí, vacilantes, suave en la piel. "Violet", dijo cuando me fui silenciosa.
"Sabes…" La ventana del coche sacudió cuando Phillip golpeó en ella.
"Evan" Evan bajó la ventanilla.
"Tira el coche en el garaje" fue todo lo que dijo Phillip, pero mire a la cara blanca de Evan me dije que el momento se había ido para siempre.
"Evan." Creí que por un momento que era la voz de mi madre que me estaba hablando y medio me senté, mirando alrededor por ella. Pero la playa aún estaba desierta. Evan estaba sentado también y seguí su mirada para ver a la señora Palmer, la señora de la casa rosa, de pie en medio de la puerta abierta. Estaba demasiado lejos para que realmente pudiera haber escuchado su voz y sin embargo podía jurarlo, como si estuviera hablando en mi oído. Hoy llevaba puesto un vestido largo rosado, casi el mismo color que su casa, su escote dejaba al descubierto sus hombros morenos desnudos. Tenía sus gafas de sol.
Evan es ya estaba de pie, recogiendo la toalla.
La arena brillaba en su espalda y sus hombros como una capa de azúcar. "Nos vemos más tarde, Vi."
Levante mi cuello para mirarle. "Pero, ¿dónde vas?"
"Anne dice que como la ayude con su coche, podía tomar su barco hoy." Pareció darse cuenta de la forma en que lo mire, porque, añadió" Pondrías venir, pero el barco solo tiene capacidad para dos personas."
No le dije nada y se alejo aliviado, creo que no montase un lío. Lo vi caminar hacia la casa, el sol golpeando como un martillo y cuando paso a través de la puerta y Anne cerro detrás de él, el sol pareció a punto de estallar apartado en los fragmentos de cristal que adornaban la parte delantera. Cerré los ojos contra la luz caliente, reflejada.
Con nada más que hacer, ande hacia arriba y hacia abajo por la playa, tomando fotos con la cámara digital de color de rosado que Phillip me dio como regalo, cuando estaba haciendo un esfuerzo para que me gustara. Nunca quise tener una cámara especialmente, pero me divertía con ella ahora, tomando fotos de trozos de vidrio pulidos por el océano, de cascos de los barcos de pesca abandonados, de la línea negra distante del horizonte. Las palabras que alguien había escrito en la arena mojada en la orilla del mar, que ya desaparecían siendo ilegibles. De un caballito de mar varado en la arena, con su pequeña boca abriéndose y cerrándose en jadeos ahogados. Lo lance de nuevo al mar.

En mi camino de regreso a la casa, me detuve a mirar hacia el agua. El barco de Anne estaba ahí, flotando sobre las olas, con la vela blanca como un diente de león contra el cielo azul oscuro. A pesar de que solo pude distinguir un par de siluetas que creía que debían ser personas, una cosa estaba clara: Evan estaba mintiendo. Ciertamente podían caber más de dos personas en ese barco.
Mi madre estuvo en silencio durante la cena, empujando por el plato los alimentos con un tenedor. Phillip nos ignoro a ambas, canturreando cuando cortaba la carne de cerdo soltándola bruscamente en el plato. Le tomo un tiempo, incluso darse cuenta de que Evan no estaba allí y cuando pregunto dónde estaba, le dije que su hijo estaba en su habitación con dolor de cabeza. No sé por qué estaba cubriendo a Evan.
Tal vez no quería oír más gritos.
Incluso horas después de la cena el aire aún olía a especias. Me acosté en la hamaca, mirando las estrellas. El aire estaba pesado, con un calor aturdidor, a pesar de la oscuridad.
Los insectos zumbaban cansinamente, haciendo clic con sus alas y revoloteando en las sombras.
En algún lugar distante pude oír el sonido de la música: un reggae fuerte, pulsante. Mire hacia el mar, preguntándome si iba a ver al barco a la deriva en las aguas zafiro, pero sólo vi una hoja plana de luz de la luna reflejada.
"¿Un poco de agua, señorita?" Era Damaris, con su rostro como una máscara tallada por la luna. Sostenía un vaso para mí con de hielo, y gotas de humedad en el lateral.
Lo tome y lo mantuve al lado de mi cabeza.
"Gracias". "¿Dónde estaba su hermanastro esta noche?", pregunta.
"Abajo en la playa en alguna parte."
"Él estaba con esa señora." Sus ojos brillan a la luz de la luna. "La mujer Palmer." "Creo que sí. Si. “di un golpecito a un mosquito alejándolo de mi rodilla, que deja una gota de sangre detrás, como un rubí pequeño.

"No debe dejar que la vea. Ella es peligrosa".
"Peligrosa, ¿cómo?"
Damaris miro hacia otro lado. "Ella no es una buena mujer. A ella le gustan los fuertes y los bonitos, jóvenes. Ella los toma y luego nunca vuelven. Debe hacer que se mantenga alejado de ella, si desea guardarlo."
¿Guardarlo? "¿Y cómo se supone que debo hacer eso?"
Damaris no dijo nada.
"No sé por qué me estaba pidiendo hacer algo al respecto de todas formas." dije.
Ella miro hacia la villa. Mamá y Phillip ya se han ido a la cama, las luces estaban oscuras, a excepción de la luz a lo largo de la parte de la cubierta. "Porque" dice ella "Nadie más lo hará."
En la mañana cuando despierte, Evan estaba dormido en el sofá de la sala. Estaba todavía sin camisa, torcido en una especie de posición incómoda, con el brazo bajo la cabeza. Había marcas como moretones debajo de sus ojos.
Se agito cuando llegue y se sentó lentamente, parpadeando como si no me reconociera. Apenas parecía alguien que pasó el día anterior relajándose en medio del océano.
"¿Evan?" Dije. "Evan, ¿estabas bien?" Me senté a su lado en el sofá. Pude sentir el calor que irradia de su piel desnuda, como fiebre. "¿Ocurrió algo ayer?"
Sus ojos eran como canicas azules. "Tuve un gran momento." dijo, su voz tan mecánica como una muñeca parlante. "Fue un gran día."
Pude ver desde la barandilla de la cubierta cuando Evan se fue por el camino de la playa, tomando un giro a la derecha y se dirigió hacia la casa de los espejo. La puerta se abrió cuando la toco y desapareció en su interior.
Mire a mí alrededor.
Phillip se había ido, probablemente se dirigió al campo de golf y mi madre estaba leyendo un libro en una silla junto a la piscina. Resbale mis pies en mis zapatillas y me dirigí al camino.

La arena estaba caliente, lo suficientemente caliente como para quemar mis pies a través de las suelas delgadas de mis zapatillas. Cojee hasta llegar a la puerta de la casa de los espejo, y luego, de repente, el calor se fue y la arena era como hielo. La puerta estaba cerrada, través de la verja vi el jardín salvaje, cada vez con mayor alboroto de flores, la mayoría de ellas plantadas en urnas antiguas de piedra. Había otras cosas allí también, ahora que estaba mirando de cerca: trozos de lo que parecen ser más espejos, trozos grandes de ellos establecidos aquí y allá en la arena como si la señora Palmer esperara que creciera un árbol de espejo de el inhóspito terreno.
Alargue la mano para abrir en pomo de la puerta, sólo para darme cuenta que no es uno. Había un ojo de cerradura, pero no una perilla y las verjas de la puerta estaban cubiertas con pedazos de vidrio. Reflejaban mi propia cara de nuevo, pálida y ansiosa, cuando me asome con la esperanza de ver lo que sucedía dentro de la casa, pero igual que antes todas las cortinas se dibujan a través de las ventanas. Agarre las verjas y trate de abrir la puerta tirando de ellas, pero los bordes dentados de los espejos cortaron mis manos y cuando retire mis manos, estaban sangrando.
La puerta no se movió.
Volví a la villa, me dirigí a la cocina para lavarme las manos. Pude ver los hilos rosados al mezclar mi sangre con el agua e irse en un remolino por el desagüe. Cuando me di la vuelta del fregadero, vi de pie a Damon en la puerta, mirándome. Me entrego un paquete de tiritas, sin una palabra.
Evan apareció para la cena esta vez, pero apenas comió. Los círculos debajo de sus ojos parecían haber sido pintados. Mi madre le dijo que tuviera cuidado con el exceso de sol que recibiera.
Cada noche, cuando entraba en mi alcoba, el edredón había sido retirado, las sabanas dobladas sobre el y las almohadas ahuecadas. Las ventanas estaban bien cerradas, no dejando entrar el aire húmedo de la noche, con el aire acondicionado sonado que refrescaba la habitación hasta cerca de la congelación.
Tumbada en la cama, me pregunto si Evan estaría en su habitación, deslizándose bajo sus mantas, o mirando al techo, o pensando en mí como yo estoy pensando en él. O tal vez se este preguntando si los gritos se iniciaran de nuevo. O podía estar sólo con la mirada perdida en el espacio como estuvo durante la cena.
La tensión se inició después de la intervención. Phillip ya no sonreía tanto. Estaba distante. Podía sentir su ira, como si se tratara del calor proveniente de

un horno abierto. Mi mamá revoloteaba a su alrededor como una mariposa, tratando de complacerle, para hacerlo sonreír de nuevo. Odiaba verlo. No podría decir si Evan también. No al principio.
Una noche estaba en la biblioteca con él jugando Kingdom Hearts 2, machacando los botones con mano dura como si estuviera golpeando a alguien. Evan me golpeaba de todos modos.
Entonces, el ruido vino de repente, los gritos, la voz de mi mamá llorando y Phillip enojado, en aumento con los sonidos electrónicos y los gritos de la Xbox.
Evan dejó caer su mando con un golpe y se fue a cerrar la puerta. Cuando se volvió hacia mí, me costaba respirar.
"Lo odio" dijo. "Lo odio."
No dije nada. Estaba pensando en lo blanco que había estado en la entrada ese día en que Phillip había golpeado la ventana del coche. Qué miedo. Salvo que no estaba segura de si era su rostro lo que estaba imaginando ahora y si era su mirada de miedo o la de mi madre.
"No creí que alguien se casaría con él." dijo Evan. "No creí que tu madre diría que sí. Si yo tuviera…"
Debería haberle hecho que terminara la frase, pensé ahora, rodando en la cama. Cuando alargue la mano para tirar de la almohada de debajo de mi cabeza, mi mano golpeo algo: un bulto, duro y frío como un pedazo de metal. Mi mano se cierro alrededor suyo, lo saque afuera y mire. Se trataba de una llave de metal oscura, con un mango de cobre trenzado. Que relucía debidamente por la luna.
Me desperté todavía con la llave en la mano. Me lave en la ducha al aire libre, vistiéndome con el bañador, observando el despliegue del océano mientras me enjuagaba el champú del pelo. Puede ver a mi madre y a Phillip en la piscina. Ambos leyendo, tumbados uno al lado del otro en las tumbonas mi madre con una gorra con visera de plástico de colores que volvía a su cara azul brillante. Ella se enfrentaba a Phillip, su voz fuerte y animada, pero su rostro estaba enterrado en su libro y él no le contestaba. No podíamos estar allí.
La arena quemaba mis pies a través de las zapatillas de gimnasia, pero no tenia nada más que ponerme. Soporte el dolor hasta que la arena se volvió frío de nuevo fuera de casa de la señora Palmer. Era casi mediodía, el sol caía directamente sobre mi cabeza y sentí como si una uña afilada atravesara las capas de la piel en la parte de atrás de mi cuello. El sudor se escurría hacia abajo

en mi traje de baño cuando metí la llave en la cerradura de la puerta, retorciéndola y sacudiéndola hasta que escuche el sonido.
Un clic.
La puerta se abrió y camine por el jardín. Tenia que tener cuidado, esquivando los fragmentos de vidrio que sobresalían de la arena. Uno solo de ellas podía cortarme un dedo del pie si lo pisaba. Me costo mirar a la casa hasta llegar a ella, el rosa era aún más brillante visto de cerca, la casa estaba hecha de estuco liso, nada poco común, un cuadro de rosas elegidas el lado de la misma con trozos de mosaico. Había una rosa blanca pintada en la puerta principal, pero no iba a allí. Me deslice por el lateral de la casa en su lugar, me sentí como un ladrón, una intrusa. Vi la cara de la señora Palmer de nuevo en mi mente, sus gafas de sol como los ojos de una mosca negros y trague por la sequedad de mi garganta.
Había una ventana al otro lado de la casa que estaba abierta un poco, con la cortina revoloteando en el aire quieto como una bandera. Me puse de puntillas, agarrandome a la cornisa para llegar más alto y mire por debajo la cortina hacia la habitación.
Era una sala de estar, completa, con muebles duros y modernos, nada como los lujosos muebles tropicales de la villa. Una mesa de café, un sofá rojo, un ramo de flores en un vaso negro, un televisor cuya pantalla tenía polvo, como si se utilizara pocas veces. Un marco de foto del lugar estaba sobre el sofá, pero al revés, como si alguien hubiera dado la vuelta a la imagen de la pared.
En el sofá se encontraba Evan. Parece estar dormido, con el brazo colgando por el lateral del sofá, con los dedos rozando el suelo. Su pelo ha caído sobre su cara y se movía ligeramente cuando respiraba, como las algas marinas en una corriente.
Hubo un susurro y la señora Palmer entro en la sala con una copa en la mano. Había hielo en ella y algunas rodajas de limón. Parecía un gin-tonic, una de las bebidas favoritas de Phillip.
La puso sobre la mesa y se volvió a mirar a Evan. Llevaba una especie de gasa blanca cubriéndola, encima de un bikini negro y sus gafas de sol.
¿Quién lleva gafas de sol en el interior? ¿Y tacones altos? Sus pies debían de dolerle, creo por como se inclina sobre Evan. Mi estómago golpeo debidamente cuando le retiro el pelo y se inclino, poniendo su boca sobre la suya y espere verlos besarse.

Pero no lo beso. Se quedo donde estaba, suspendida, como una abeja sobre una flor. Su cabello rubio cayendo hacia atrás como una sabana de oro pálido y pensé en cómo me gustaría tener el pelo así y luego la vi fruncir los labios como si estuviera a punto de comenzar a silbar. La boca de Evan se abrió también, aunque sus ojos todavía estuvieran cerrados. Su pecho subía y bajaba rápidamente, como si estuviera en funcionamiento. Vi su mano apretaba en un puño. Algo pálido y débil, como un hilo de humo se elevo de su boca, como si estuviera exhalando una bocanada de pelusa de diente de león.
La señora Palmer se enderezo y dio vuelta al marco de la imagen en la pared. Era un espejo, con la superficie extrañamente apagada. Volvió a mirar a Evan, el humo blanco que se elevaba de su boca se había convertido en una nube y cuando se elevo, la superficie del espejo comienzo a brillar suavemente. Se inclino sobre Evan, una vez más -mis manos perdieron su agarre en el alféizar de la ventana y me caí, mi tobillo doblado torpemente debajo de mí, casi me caigo en la arena. Solté mi aliento con una queja.
"¿Quién es?" Escuche llamar a la señora Palmer, con la voz extraña espesa. “¿Hay alguien ahí?"
Corrí.
* * *
Mi corazón latía con fuerza cuando llegue a la villa, con las plantas de mis pies quemadas. Me metí en la cocina por la puerta de atrás, por el lado de la villa donde las flores florecen en polvo a la sombra. Damaris no estaba ahí; la cocina estaba vacía y los platos apilados en un paño de cocina de colores al lado del fregadero. Me refresque en el agua y lave el polvo mis manos, mi corazón aún latiendo con fuerza. Ella no es una buena mujer. A ella le gustan los fuertes y los bonitos, jóvenes. Los toma y luego nunca regresan.
Salí a la terraza, mi madre estaba allí tumbada, la mitad dentro y la mitad fuera de la sombra. Tenía un libro abierto en su regazo, el mismo que había estado leyendo toda la semana. No creí que hubiera avanzado más de unas pocas páginas. Ella miro hacia arriba, viéndome, y me hizo gestos para que me acercase.
Me senté a los pies de la tumbona y mi mamá sonrío débilmente.
"¿Estaba teniendo un buen momento, Violet?"

Mi boca estaba seca, quería decirle a mi madre acerca de lo que había visto, sobre Evan, pero parecía tan lejana, como si estuviera a la deriva en un mar a esta altura. Trate de recordar la última vez que sentí que mi mamá estuviera realmente concentrada en algo, sobre todo en mí. "Claro".
"Siento que apenas te he visto." estaba nerviosa. "Sin embargo, supongo que es mejor y te diviertes junto con Evan…"
Creo que la mentira de Evan cojea y parecía enfermo en el sofá. "Estoy preocupada por Evan, mamá".
"¿Preocupada?" Sus ojos grises eran vagos detrás de las gafas de sol. "No debes preocuparte mientras estas de vacaciones".
"No, quiero decir, creo que podría haber algo mal con él. . . como, realmente mal."
Suspira. "Los adolescentes pueden ser un poco malhumorados y chiflados, Vi. Las hormonas se cursan a través de ellos y todo eso. Pero no prestes atención a su enfado. Él tiene que conseguir adaptarse a esta nueva situación familiar, al igual que tú."
"Mamá" le dije poco a poco y cogí valor.
"Mamá, ¿eres feliz?"
Se sienta, mirándome sorprendida. "¡Por supuesto que lo soy! Quiero decir, mira donde estamos." Haciendo ademanes extensos, su brazo teniendo en el mar, el cielo, la playa. "Incluso trabajando en ambos trabajos nunca podríamos habernos permitido antes estas agradables vacaciones. "
Pero no eran agradables. Lo tenía en la punta de la lengua para decirlo, pero la cara de mi madre me detuvo. Era como si estuviera de pie delante de mí con un vestido nuevo pidiéndome decirle que se veía muy bien y no me atreví a decirle la verdad: que el vestido era feo, de aspecto barato, manchado y de mal gusto. Porque la quiero, me mordí las palabras. Se quito las gafas de sol y por un momento creí que realmente me miraba, que realmente me veía. "Sé que Phillip parece tener mal genio." dijo al fin.
"Pero estaba cansado. Su trabajo es tan exigente. En realidad, él nos ama. Puedo ver la bondad en él. En sus ojos. ¿Sabes? "Ella se fue sin esperar mi respuesta.
"Lo que estaba en los ojos de alguien es importante. Como dice el dicho, los ojos son el espejo del alma."

"Ventanas."Le dije.
Ella parpadeo. "¿Qué?"
"Los ojos son las ventanas del alma. No los espejos."
Se estiro hacia adelante y puso su mano sobre la mía. Se sentían ligeras, sus dedos duros y secos como ramitas. "Eres muy inteligente." dijo ella. "Tú lo sabes todo."
El jardín de al frente de la villa se extendía hacia la polvorienta carretera de tierra polvorienta que iba desde aquí hasta Río Negro. Una cerca de bambú bloquea la casa del tráfico ocasional, escondiéndonos del mundo. El jardín estaba lleno de flores: jacarandas violeta, orquídeas, rosas, buganvillas rojas.
Damon estaba ahí, en la sombra, con un sombrero blanco inclinado hacia atrás en su cabeza. Inspeccionando uno de los rociadores.
Todo parecía tan normal que me sentí tonta cuando me acerque a él y le dije: "Necesito hablar con tu hermana."
Me miro, sus ojos oscuros sin fondo. "¿Mi hermana?"
"Damaris." dije. "Por favor."
Después de un momento abrió su teléfono, marco y hablo con ella en dialecto, tan apresuradamente que no pude entender nada de lo que estaba diciendo. Después de un momento cierro el teléfono y se dirigió a mí con un movimiento brusco.
"Ella dice que la espere bajo el árbol llama."
Hizo un gesto hacia el árbol torcido, con sus grandes flores de color rojizo.
"Ahí."
De pie bajo el árbol, las flores de color rojizo caían sobre mí cada vez que una brisa soplaba a través de las ramas en lo alto. Los toques débiles de los pétalos contra mi cuello y hombros se sentían como el roce de las alas de los insectos en mi piel. Tenia que luchar contra la tentación de jadear e irme lejos. Me sentí aliviado cuando oí los pasos de Damaris a través de la puerta de bambú y se acerco a mí. Estaba usando un vestido de algodón con los colores de la puesta del sol, pero su rostro estaba sombrío.

"Tú la viste." dijo sin preámbulos, "¿No lo hiciste?"
Todo salio muy a prisa: la puerta, la llave, el jardín de espejos roto, lo que vi por la ventana. Ella me miraba mientras hable, con el rostro inmóvil, hasta que yo hube terminado, y dije, "¿Quién es ella, Damaris? ¿Qué es?"
"¿De veras quieres saberlo?" pregunto.
"Si quiero" le digo. "Por favor dime."
"Ella es una bruja" dice Damaris. "Una muy antigua. No toda la magia es mala, pero su tipo lo es. Era dueña de una plantación, o al menos su marido lo era. Dicen que la golpeaba. Un día se levanto, matándolo con sus propias manos. Entonces empiezo a matar a los esclavos, uno por uno. Solo los hombres, tú entiendes. Hace que se enamoren de ella, y luego les chupan la vida y deja que mueran como cáscaras, como las semillas vacías. A ella le gustan los jóvenes y atractivos, pero si ella no puede tomarlos, toma cualquier hombre. Los atrae con una bebida mágica, y una vez que ellos la prueban, son suyos. Toma sus almas y se alimenta de ellas para que pueda mantenerse joven y bella. Durante cientos de años ha hecho eso. A veces los mata de una manera rápida, a veces espera, jugando con ellos un tiempo. Así como juega con tu hermano."
"Evan no es mi hermano" le dije a entre dientes. "Y si sabes todo esto, si todo el mundo lo sabe, ¿por qué no hacen algo al respecto?"
"Ella no puede morir." dijo Damaris. "Hace mucho tiempo que la mataron y la enterraron en una tumba con marcas especiales que le impidieran volver a caminar. Pero incluso eso no pudo mantenerla bajo tierra. Su magia es fuerte, mortal y vive para siempre. Si le haces daño se vengara de ti y de tus hijos. Pero tú… tú eres una extranjera. Tú te iras, te iras a donde ella no pueda hacerte daño. Así que puedo decirte cómo hacerle daño. Se alimenta de las almas que toma. Destrúyelas, y tu tendrás su poder el tiempo suficiente para tener a tu hermanastro de vuelta".
"Pero, ¿dónde las guarda?"
"No sé dónde estaban" dijo Damaris. "Pero eres una chica inteligente. Tal vez puedas averiguarlo." Ella me miro de reojo. "Te digo una cosa, sin embargo. Anne Palmer nunca renuncia a un hombre una vez que lo tiene sus garras. Por nada."
"¿Entonces por qué me estabas diciendo todo esto?" Mi voz se elevo casi en un grito. "Si no hay nada que se pueda hacer para salvar a Evan, en caso de que sea demasiado tarde, entonces ¿cuál es el punto?"

Una flor roja se desprendió de lo alto del árbol y fue a descansar en el hombro de Damaris como una salpicadura de sangre. "Yo dije que nunca renuncia a un hombre por nada." dijo. "Nunca dije que no lo haría por algo."
Esa noche Evan no estaba en la cena. Phillip frunció el ceño hacia el lugar vacío de su hijo, una línea divisoria entre sus cejas apareció como si se estuviera hecha con un cuchillo. "Violet," él lo dice asi- siempre me llama por mi nombre cuando me habla, como si se dispusiera a sermonearme: Vi-oh-let. "Violet, donde estaba Evan?
Mire a mi plato. Había curry apilado en él, y peces envueltos en hojas de plátano, y un recipiente con fruta en rodajas. Al verlo se me revolvió el estómago. "En la playa, creo."
"Bueno, ve por él." Tomo el tenedor. "He tenido suficiente de sus desapariciones de las comidas familiares."
Mire hacia mi madre, que asintió con la cabeza de manera imperceptible, como si temiera ser vista dándome permiso. Lance mi servilleta y me puse de pie. "Voy a ver si puedo encontrarle" dije. No prometí nada.
El sol había disminuido, dejando la arena fresca y suave bajo mis pies. Había una brisa del océano; soplaba a través de mi pelo, refrescando el sudor húmedo en la parte de atrás de mi cuello, entre mis omóplatos. Me di la vuelta para mirar la casa de la señora Palmer. Esta oscura y sin luz bajo el cielo oscurecido, como una flor cuyos pétalos se cierran por la noche. Pensé en lo que Damaris me dijo, y entonces pensé en la cara terrible de la señora Palmer cuando se inclina sobre Evan, y mi corazón dio vueltas dentro de mí. No podía ir allí. No podía ayudarle o salvarle. No sé por qué Damaris incluso me dijo algo. Había visto a mi madre y Phillip juntos. Debía ser obvio que no soy alguien que pueda salvar a nadie, ni siquiera a la gente que amo.
Volví hacia la villa, y fue cuando lo vi: un trozo azul capturado en una de las rocas de la entrada de la cueva que Evan me mostró el primer día que estuvimos aquí. Un color azul del mismo color que la camisa de Evan. Me dirigí hacia la cueva, verificando si alguien me estaba mirando, luego me puse de lado para resbalar dentro.
Empuje a través de la parte angosta del túnel, y luego salía a un espacio más grande donde el musgo de colores brillaba contra las paredes de la cueva como las luces de una fiesta. Me tomo un momento antes de ver a Evan, sentado en la arena húmeda en la base de la pared de la cueva, con las piernas recogidas, su cara entre sus manos.

"Evan." Me arrodille junto a él. "Evan, ¿qué pasa?"
Él miro hacia arriba, y me quede sorprendida. Incluso en el breve tiempo trascurrido entre ayer y esta noche, su rostro parecía haberse consumido: estaba hundido y grisáceo, con la línea bajo sus ojos oscurecida por sombras. Sus hombros parecían delgados debajo de la tela azul de su camiseta. Antes, parecía mecánico, amortiguado, como alguien tomando un medicamento para adormecer. Ahora la droga había desaparecido y él estaba agitado y desesperado. De alguna manera, era mucho peor.
"Vi" susurro. "Algo pasó… yo la hice enfadar. Yo ni siquiera sé lo que hice, pero me dijo que me fuera."
"¿La señora Palmer? ¿Es eso lo que quieres decir? "Llegue a tocarlo, deslice mi mano sobre su hombro, y le apreté duro. Apenas pareció darse cuenta. "Evan, no debes estar a su alrededor. Ella no es una buena persona. Ella no es. . . buena para ti."
"Tengo que estar a su lado" dijo. "Cuando no estoy a su alrededor, siento que no puedo respirar. Como si estuviera muriendo." El recogió nerviosamente la arena. "No lo entenderías."
Oh. Eso dolió. Como sólo soy una niña, no puede sentir nada. Mi respiración casi se detuvo. "¿Tú la amas?"
Él dio una especie de carraspeo, no era realmente una risa en absoluto. "¿Tu amas el agua? ¿O la comida? ¿O es que sólo hay que tenerlos? “Inclino la cabeza contra la pared de la cueva. "Yo me estoy muriendo, Violet."
"Vamos a llevarte a casa" le dije. "Vamos a ir a casa, y te olvidarás de todo sobre ella".
"Yo no quiero olvidarla" susurra. "Cuando estoy con ella, yo veo... todo. Veo los colores. . ."
"Evan." Mis mejillas estaban bañadas por las lágrimas; alcance a tocar su barbilla, girando su rostro hacia mí. "Déjame ayudarte".
"¿Ayudarme?" Dijo, pero sonó más como un, por favor ayúdame, y abrió sus ojos. Me incline hacia él, y nuestros labios se encontraron en algún lugar en medio de toda esta oscuridad, y recordé el besó en la recepción de la boda, cuando los dos estábamos un poco borrachos y riéndonos bajo el dosel de falsas flores blancas en el jardín. Ese beso sabía a champaña y a lápiz de labios, pero ahora Evan sabia como el mar y la sal. Su piel se sentía seca en mis manos cuando me

resbalo sobre él. Incluso mientras rodaba por encima de mí y yo le tenia entre mis brazos, se sentía tan ligero como si flotara, y cuando grito un nombre, el nombre no era el mío.
Prácticamente tuve que empujar a Evan todo el camino hasta la villa. Cuando llegamos allí, vi que mi madre y Phillip habían terminado de comer: la mesa estaba abandonada, las moscas reuniéndose densamente en torno a un plato de plátanos fritos. Empuje a Evan hacia abajo en una hamaca, donde callo inerte, con la cabeza en sus manos
"Ya vuelvo" le dije, pero apenas parece oírme.
Fui al interior a través de las puertas dobles. No estaba segura de lo que estaba pensando ahora- ¿Y si pido a mi madre y Phillip, que nos lleven a casa en el siguiente avión, y corten nuestras vacaciones? ¿Que le darían a Evan en el hospital, para sacársela, aunque Damaris dice que no hará ninguna diferencia?
La puerta de su habitación estaba cerrada; me pare en frente de ella, con mi mano, a punto de tocar. Había voces audibles desde el otro lado: Phillip gritando, mi madre diciendo algo, tratando de calmarlo, pero no estaba funcionando. Su voz se elevaba, incluso cuando la de ella bajaba en espiral en suaves jadeos. Ella estaba llorando. Mi mano estaba congelada en medio como la de una estatua. Los sollozos de mi madre resonaban suavemente por debajo de la puerta, como el sonido de la marea siendo arrastrada hacia el mar, cortado de repente por el sonido de una bofetada, repentino como un disparo. Oí su grito de asombro, y de repente todo estaba tranquilo.
"Carol…" dijo Phillip. No puedo decir si sueno a disculpa o simplemente a cansancio. No estoy segura de que me importara. Siempre será como esto, creo, para el resto de mi vida, escuchando a través de una puerta cerrada como Phillip destruye lentamente a mi madre, desangrando su alma como seguramente la señora Palmer es el desangra la de Evan.
Pase la puerta y el silencio entre en la de al lado. En la sala los palos de golf de Phillip brillaban en la bolsa de cuero que colgaba de uno de los ganchos al lado de la puerta principal. Agarre un hierro del nueve y saque la cubierta. Evan estaba tumbado en la hamaca donde lo dejé, con la cabeza sobre su brazo doblado. Él estaba tan silencioso que tuve que comprobar su débil pulso y la caída de su pecho para ver que todavía esta vivo antes de girar hacia el camino que conducía al océano.
El mar por la noche era negro como la tinta. Si yo fuera un fantasma que vuela sobre el, me pregunto, ¿podría ver mi cara reflejada en su superficie? Llegue a la playa, con la espuma blanca salpicándome, y me deslice por la puerta de la casa de la señora Palmer hacia el jardín.
En todas partes los trozos de vidrio estaban tratando de salir de la de arena, como aletas de tiburón en el agua. El aire aquí por el mar es grueso y caliente al respirar. Levante el hierro del nueve de mi mano; se sentía fuerte y sólido. Lo tire abajo duro contra el fragmento más cercano, medio esperando que al golpearle rebotara en el. Sin embargo, el cristal se rompió, haciéndose un millón fragmentos. Una nube blanca de humo se elevo de el, como una exhalación del humo de un cigarrillo, y se disipo en el aire de la noche.
Me quedo ahí respirando con dificultad, manteniendo el golpe. Y entonces me giro otra vez, y otra vez. El aire estaba lleno de algo hermoso, como el sonido de plata del cristal rompiéndose. Se encendió una luz de pronto- la luz del porche de la casa- punzando mis ojos, pero seguí balanceándome, golpeando cristal tras cristal tras cristal, hasta que algo se apodero del otro extremo del hierro del nueve y fue brutalmente arrancado de mi mano.
La señora Palmer estaba de pie delante de mí. Ya no se ve perfectamente completa; el pelo estaba húmedo y enmarañado, sus ojos muy abiertos y salvajes. Lleva un largo y negro vestido, con mangas muy cortas, pasado de moda. Realmente se veía como una bruja. "¿Qué crees que estas haciendo?" Medio grito. "Esto es propiedad privada, mi propiedad…"
"Esto no le pertenece." le dije. Mi voz era estable, pero no puedo evitar retroceder un paso o dos; mis chanclas crujieron sobre el terreno. "Son almas".
Ella abrió la boca hacia mí. "¿Almas?"
"Como quieras llamarlas. Vidas que has robado. Las pones en los espejos. Ahí es donde tú los mantienes."
Su voz fue un gruñido. "Estas loca".
"Te he visto hacerlo" le dije. "Vi lo que le hiciste Evan. Estaba mirando por la ventana."
Su boca se abrió, y luego vi sus ojos ir a la llave en de mi mano izquierda. "Damaris" dijo ella. "Esa mujer es una entrometida. Nunca sabe cuándo mantenerse al margen de los asuntos de otra gente."
"Quiero que dejes a mi hermanastro solamente." le dije. "Quiero que dejes ir a Evan".

A pesar de su rabia, sus labios rojos se enroscaron en una sonrisa. "Damaris te habrán dicho que no es tan fácil."
"Si no le dejas ir, yo volveré… y romperé el resto de estos… y yo les diré a todos donde mantienes las almas, y entonces todo el mundo lo sabrá…"
"Tu hermanastro." dijo "Solía hablar sobre ti. Él sabía que estabas enamorada de él. Dijo que lo encontró divertido." La ira se había ido de su voz ahora; la misma cadencia con la que había hablado a Evan cuando le ofreció la botella de jugo. "Tú fuiste una broma para él, Violet. ¿Por qué estas poniendo tanta energía en recuperarlo ahora?"
Me dolió lo que dijo. Me dije que estaba mintiendo, pero me lastimo de todas formas, una punzada aguda como echar jugo de limón en un corte superficial. Respire. "Yo le amo. Damaris dijo que sólo podía ser ayudado por alguien que le ama…"
"Pero él no te ama" dijo ella. "Así es como son los hombres. Toman el amor que les das y lo retuercen hasta que se convierte en una vara con la que te golpean." Miro al palo de su mano; su mirada era viciosa. "Dime que no tengo derecho a igualar el marcador, Violet. Dime que no querrías hacer lo mismo en mi lugar. Los hombres son una maldición en la vida de la mujer y lo sabes."
En mi mente vi a Phillip y a mi madre a sus pies, recogiendo la fruta del suelo con sangre en sus dedos. "No sé lo que pienso acerca de los hombres" dije. "Pero Evan es sólo un niño. Él no es bueno o malo o cualquier otra cosa todavía. Él no debe ser castigado".
"Él quiere llegar a ser como el resto de ellos", dijo La señora Palmer, quien asesinó a su esposo en su propia cama. En una especie de voz distante continúo "Todos lo hacen. Por eso no voy a renunciar a él."
Pensé en el marido de Anne Palmer, el hombre que la golpeaba. "Damaris dijo que no me darías a Evan por nada" Dije yo. "Pero él es joven y débil. ¿Y si pudiera encontrar algo mejor?"
Contra la oscuridad, con el repentino y sorprendente brillo de la luz de una luciérnaga, vi la sonrisa de Anne Palmer. "Dime" dijo.
Me despierto la mañana siguiente por la luz del sol brillante y el sonido de las aves. Me acuesto en mi cama pensando en una larga serie de momentos. Sería fácil pensar que la noche anterior nunca sucedió, nada de eso, pero cuando voltee la cabeza, vi la botella de plástico en mi mesa de noche al lado del

despertador. El líquido claro de su interior brillaba con un deslizamiento del arco iris, como una mancha de aceite.
Me puse un vestido de playa de batik y metí los pies en mis sandalias. Hay cortes en mis manchados tobillos por los cristales que volaban cortando mi piel, pero estaba bastante segura de que nadie iba a pensar que los puntos rojos eran cualquier otra cosa que las picaduras de mosquito. Recogí la botella en mi salida. Se sentía pesada, más pesada que si estuviera llena de agua. Cuando la incline, el líquido en su interior tuvo un grueso sonido de chapoteo.
Damaris se encontraba en la cocina, friendo el tocino en una sartén. Ella no dijo nada, pero pude verla mirándome por el rabillo del ojo cuando tome un vaso de whisky de la alacena y lo llene con hielo. Desenrosque la parte superior de la botella de plástico que la señora Palmer me dio anoche y vertí el líquido sobre el hielo. Se resbalo lentamente del cuello de la botella, espeso como la lava. Olía vagamente a medicamento, como hierbas. Con la mirada fija, Damaris llego a mí lado y dejo caer una rebanada de limón en el vaso. "Allí." dijo ella. "Dile que es para su dolor de cabeza."
Asentí con la cabeza hacia ella y tome el vaso de la bandeja. Evan se encontraba aún en la hamaca, pero ahora sus ojos estaban abiertos y había un poco de color en su piel.
¿Él no recordara nada? Le dije a la señora Palmer ayer por la noche en el jardín de espejos, con pedacitos de almas brillando como dientes afilados alrededor de nosotras. ¿Me lo prometes?
No se acordará, ella había prometido. Sólo las vacaciones. El sol. La arena. Y luego el accidente.
Mi madre estaba sentada en una silla junto a Evan, alborotada y tratando de conseguir que mantuviera un paño frío contra su rostro; él empujo su mano nerviosamente, pero al menos su voz era fuerte cuando le dijo que no. Ella estaba usando gafas de sol oscuras de nuevo, pero no ocultaban la piel descolorida de su mejilla. Les di una larga mirada a los dos antes de cruzar el puente hacia la sombreada habitación donde Phillip estaba sentado con el periódico abierto en su regazo.
"Hola" dije.
Él miro hacia arriba, su estrecha, sin expresión fría cara a la luz del sol. No había ninguna culpa en la forma en que me miraba, ninguna admisión interior de que anoche hizo algo que, incluso si mi madre le perdonaba, yo no. Pero dudo que Phillip esté interesado en mis sentimientos de cualquier manera.

Nunca había pensado en mí como una persona en absoluto, con el poder de otorgar el perdón o retenerlo.
Tiene que ser rápido, no lento. Le había dicho a la señora Palmer. No deseo que las cosas se prolonguen. Quiero que lo tomes todo de una vez.
Había sonrió con sus dientes afilados y blancos. Todo de una vez, me prometió, y me dio algo plano y brillante. Un pedazo de espejo roto.
El Alma de Evan.
Es tuyo, dijo. Para que te lo quedes o lo rompas abiertamente para que regrese por completo.
Lo metí debajo de mi cama la noche anterior, donde quedó reflejada la luz de la luna. Voy a romperlo abiertamente esta noche, me dije. Romperlo y darle a Evan su alma. Lo haré esta noche.
O mañana.
Empujé la bebida hacia Phillip. A la luz del sol parecía agua corriente, con una rodaja de limón pálido flotando en ella. Sin embargo, pude escuchar el susurro del líquido espeso deslizándose sobre el hielo. O tal vez estuviera imaginando eso. "Aquí tienes." le dije. "Damaris envió esto para ti. Ella dijo que era bueno para el dolor de cabeza."
Frunció el ceño. "¿Cómo sabía que tenía un dolor de cabeza?" Yo no dije nada, y después de un momento puso el periódico hacia abajo y tomo el vaso de mi mano. "Gracias, Violet," él dijo de manera rígida y formal.
Y se tomo un trago. Pude ver como el líquido bajaba por su garganta. Nunca había mirado a Phillip con tal fascinación antes. Por fin dejo el vaso y dijo, "¿Qué clase de jugo es este?"
"Aloe" le dije. "Damaris dice que es bueno para la curación."
"Tonterías folclóricas". Resoplo y toma su periódico otra vez.
"Hay una cosa más." le dije. "Esa mujer, la que Evan estaba ayudando, bueno, es que el coche sigue estando roto. Dijo que Evan no podía encontrar la manera de arreglarlo".
Phillip resoplo. "Yo podría haberle dicho eso. Evan no sabe nada de coches".

"Ella realmente tiene la esperanza de que le eches un vistazo" le dije. "Como tú si sabes. Tu probablemente sabes más acerca de esas cosas que Evan."
"Eso es correcto. Yo sé mas." tomo de nuevo el vaso, y lo llevo a su boca. "Supongo que debo ir a ayudar a la pobre mujer". Se puso de pie.
"Eso sería genial." Señale el camino. "Vive allí, en la casa rosa, la que parece una flor. Te esta esperando."
Y ella estaba. Él es mi padrastro, le había dicho a la señora Palmer. Es fuerte, más fuerte que Evan. Mayor. Y él golpea a mi madre. Al igual que tu marido te golpeaba.
Phillip me dio una palmaditas en el hombro con torpeza. "Eres una buena muchacha, Violet."
No, yo creo que no. Esa es una cosa que no soy. Porque en algún lugar, en la casa rosa, Anne Palmer estaba a la espera, Anne Palmer con sus labios rojos y su jardín de espejos y que tienen tu alma. Vi como Phillip trotaba por el camino, un poco rígido con sus nuevas sandalias, con la luz del sol rebotando en la cabeza, donde estaba empezando a quedarse calvo. Mire y no dije nada. Mire, porque sabía que él no iba a volver nunca más.

FIN
.......................................................

Qué puedo decir del final es ¡*o*! me encanta ese sabor amargo de todo lo que pudimos leer de Cassie, esa verdad en la manera de pensar y vivir de las personas y casi siempre las demás historias plantean familias perfectas o completamente malas, y este tono realista que tiene en cuanto a las relaciones de las personas es de lo más llamativo ¿Cuántos Phiilips existen en todos lados? Muchos ¬¬. Y me parece bien, sacamos a la escoria y vamos a vivir todos felices, empezando de cero xD.

Mmm no les llamó la atención el romance entre hermanastros??? jajjjajajajajajajajajajajaaaaa

Y algo que quiero saber, Violet ¿a que te quedaste con el alma de Evan? Seguro jaja. Buena manera esa no? me hace acordar a la peli hechizo de amor. Que suerte la de Vi, se queda el alma pa´siempre y ya está. Cómo si se hubiese tomado un poco de Felix Felicis, sip la suerte líquida de Harry. U.U ya deliro. Nada más, me voy a dormir. Buenas Noches mis queridos Ángeles de Cenizas xD Las quiero lectoras Nephilim Caídas! ♥