sábado, 14 de noviembre de 2009

Destruidas: Segundo Capítulo

Hola! Bueno acá les traigo el segundo capítulo..seria el último que faltaba publicar, pero como verán se me ocurrió un cuarto capítulo, en el que ya pensé pero falta redactar ^^ Y sobre este capítulo...habla sobre tener un poco de conciencia sobre las noches que vivimos, pero no soy de cagar a pedos a la gente, es solo una mirada...un punto de vista y un poco de humor en el final...lo que tienen en común mis "destruidas" es: "Si no es en esta vida, será en la siguiente" ^^


DESTRUIDAS

1. Luna, Juntos es más fácil.
Parte 1 Parte 2
2. Katrina, no te fíes de extraños.
Única parte
3. Estefania, heridas de la infancia.
Única parte
4. Ámbar, esperanza en la marginación


2. Katrina: No te fíes de extraños:

"Katrina" & "Él"

 El sábado en Ramos descontrolamos
Nos zarpamos
Nos tomamos todo lo que nos compramos

Solo por esta vez nos sacamos la cabeza
Pedimos al cuerpo más de lo que nos puede dar
Buscamos consuelo sin pisar el suelo
Juntamos adeptos bien cerca del cielo
Dejar la vergüenza donde nadie la pueda encontrar

Árbol

Katrina estaba disfrutando de la apacible tarde de sábado, muy cómoda en una reposera con un sumo de frutas en una mano y una novela de misterio en la otra. Pronto comenzó a perder el hilo de la lectura y contempló el sol con una sonrisa. Estaba en paz, en paz interior absorbiendo ese instante de gloria, casi inexplicable. La felicidad nos invade en el momento menos esperado, al igual que las otras emociones, todo puede florecer tal como morir en el instante. Y así ocurrió aquella tarde, cuando dos de sus antiguas amigas tocaron el timbre de la casa irrumpiendo su corta y extraña felicidad.

-Vamos, ya pasó mucho tiempo- afirmaba Romina- ¿cuándo va a ser el día que vuelvas a salir y vivir como antes?

-No vas a negar que tenemos razón- dijo fehaciente Cecil, la otra amiga.

-Puede ser, pero estoy bien así…- expresó de manera poco convincente Katrina- lo estoy y no voy a ningún lado - concluyó con voz más firme

Eran las diez de la noche y se preparaban las tres amigas para salir a una fiesta organizada por un “nuevo” amigo de Cecil, quién conoció hace una semana en la universidad…para ser más precisos en la entrada de la universidad, ella pasaba por allí camino a su trabajo. No, ninguno de los dos estudiaba. Pero no fue un dato comentado a Katrina, ella no sabía de sus amigas hacía cuatro años. Desde aquel día, aquel fatídico día. ¿Todos tropiezan con la misma piedra más de una vez?

Katrina llevaba una vida normal con sus dieciocho años, hoy con veintidós era completamente diferente; solitaria e inmadura. No era orgullo para sus padres, su hija que vivía con miedo y paranoia en la misma pensión desde que terminó la escuela y trabajaba desde allí para una pequeña revista local, casi sin salir de allí. Nunca pensaba en olvidar el pasado que la torturaba, muchas habían salido. Pero no ella, para si misma no era posible, llegó un momento que no quiso recibir ayuda…hasta hoy. Una fiesta, ni ella podía entender que carajo hacía en una fiesta

Todos se divertían, había olvidado que en realidad a ella le gustaban éstas cosas. Sí gente perdida bajo los efectos del alcohol, luces y colores. Sacudir el cuerpo y la mente con desenfreno, ella amaba el desenfreno…pero poco a poco lo había olvidado, tal vez, no tener la vida de fiesta en fiesta que tenía antes la había ayudado a refugiarse en otras cosas pero ahora, volvió a probar el dulce y nadie te arrebata el dulce.

El amigo de Cecil, el único que se presentó, tomó su cintura por detrás y comenzaron a bailar, apretados entre toda la masa de gente, que, al no conocer a ninguno, Katrina, se sentía extrañamente cómoda. Porque cuando nadie sabe quien sos, puedes ser quien quieras ser.

¿Hablar? No, para qué…con menear tratando de llegar hasta el piso a ella le alcanzaba, sus amigas no estaban por ningún lado visible, cosa nada rara, más libre se sentía aún

-¿Cómo te llamás?- Preguntó Katrina cuando se alejaron a buscar una cerveza- Cecil…dijo que te conoció en…

-Qué te importa- la interrumpió sonriendo, ella se molestó, el permitir maltratos fue su primer error la vez anterior, pero al perderse en esos ojos, lo dejó pasar.- me puedo llamar El Amor de tus Sueños, o el Dueño de ti por una Noche.

-Engreído- apuntó ella mientras dejaba blanco el fondo del vaso y lo arrastraba al medio del predio

-Ese es mi apellido- largó como aburriéndose de la conversación y ojeando a ambos lados- vamos a otro lado- aventuró reteniendo su mano

-No se…-vaciló Katrina, esas palabras hicieron que sus ojos se abran como platos recordando que con esas cuatro palabras, habían dado paso al peor día de su vida, no iba a volver a tropezar con la misma piedra, aunque ahora no era tan chica y sabía defenderse sola. O eso creía ella

Las horas nocturnas fueron pasando rápida y desenfrenadamente en ese lugar. Romina y Cecil permanecieron juntas con otros dos desconocidos, que sólo tenían las mismas malas intenciones que ellas, aunque ellos le agregaron cámaras y otros “preparativos”

Katrina; débil y vulnerable se dejó persuadir fácilmente. Dicen que las malas experiencias, se vuelven a repetir, que nadie aprende de sus errores. Cómo un criminal que busca casarse con una mujer policía o un psicópata infantil decide ser niñero.

Katrina, no solo busca inconcientemente alguien que la haga sufrir, sino alguien que le muestre el dolor de la manera más vil y cruda, rebajándola.

Por empezar él nunca fue cortés o simpático con ella, ésta persona sin nombre la maltrató, por lo menos de palabra, desde un comienzo y ella no supo alejarse cuando la agresión se volvió significativa. Mientras que sus amigas gozaban, imponiéndose por sobre ellos, dominando la situación, Katrina sólo decía “sí”; “está bien”; “no sé”. La palabra NO, no parecía divisarse en su vocabulario. Ella creía a su autoestima por las divinas nubes, creía que con ser deseable bastaba…pero, nunca se preguntó porqué hacía lo que otros le decían o por qué no sabía imponerse sobre las circunstancias. Al fin y al cabo la culpa no es del cuervo, sino el que le da de comer ¿Qué hizo él que ella no le permitiera? Alimento a la bestia y la bestia respondió.

Cuando salieron de ese lugar, él se la llevó lejos en su auto, pasó una incomoda hora. Ya que cuando la luz llega y el reflejo del otro no es más que una simple persona, la desilusión y las ganas de salir corriendo aumentaban en ella.

-Vamos, habla de algo- incitó él

-No sé… ¿anda la radio?

El la miró irritado, se rió y aceleró el coche a tal manera, que Katrina tubo que agarrarse fuerte del asiento

-¿Podes ir más despacio?- preguntó, siendo ahora ella la irritada. Se empezó a preocupar, pero ahora que se había subido de nuevo al carnaval, no se podía bajar

-¡Claro que puedo!- exclamó con vehemencia, e ironía, aumentando aún más la velocidad- y también puedo hacer muchas cosas más.

Al terminar la oración, volteó el auto en la avenida y giró en contramano. Katrina, mirando atónita divisó el obelisco, entendiendo que se encontraban en la avenida 9 de julio, un terror se apoderó de sí y comprendió que su compañero de viaje no estaba en sus cabales, no después de haber estado bajo el efecto de tantas sustancias

La calle se veía angosta a causa de la velocidad y los coches los esquivaban vertiginosamente, parecía imposible que pasados dieciséis segundos todavía no hayan chocado. Katrina esperaba el impacto con un medio sin igual, nunca había estado tan asustada en su vida, nunca había cruzado un semáforo en rojo y ahora se encontraban esquivando a autos, camionetas y en el peor de los casos un camión.

Ella, lloraba desconsoladamente. Él, reía con locura y no parecía entender realmente lo que estaba haciendo

-BASTA, BASTA, BASTA- fueron las últimas palabras concientes que dijo Katrina antes de dar contra un reluciente Fiat Palio, sí gran “palo” se pegaron.

Una semana después en el hospital…

-¡Katrina! Al fin te despertás, teníamos miedo de llamar a tus viejos…porque se iban a enojar con nosotras- gritó Cecil que estaba junto a Romina, sentadas al borde de la blanca cama de internación, de terapia intensiva. Katrina estaba conectada a un respirador artificial y tenía múltiples fracturas, todo su cuerpo estaba cubierto por magulladuras

-Eso fue solo un reflejo- afirmó serio el doctor, anotando en sus papeles y se acercó a tomar el pulso de Katrina- dudo que salga de ésta. ¡Jóvenes! Son todos iguales, se creen inmortales…una buena salud es lo que la mantiene con vida, pero no creo que sobreviva a mañana. ¿Cómo es posible que no hayan llamado a sus padres? ¡Ustedes dos son unas idiotas! ¡¿Y se hacen llamar amigas?! El otro chico murió en el acto, quizás él haya tenido más suerte, porque no sufrió. Y matar a otros, una familia inocente muere porque un inconciente les arrebatan su vuelta a casa…tal vez se lo merezcan

-¡Katrina no merecía esto, cállese!- exclamó Romina entre sollozos, todavía no asimilaba la idea de que su amiga estuviera en esa situación

En ese momento la pantalla que mostraba el electro cardiograma empezó a disminuir los latidos, una alarma sonó en el aparato y llegaron más médicos que trataron de darle electrochoques a Katrina…pero ya era muy tarde; su respiración y sus latidos terminaron, como así sus horas en la tierra.

Más tarde, en un momento impreciso en el purgatorio:

-Fui muy estúpido, algún día quiero que me perdones…más que mi culpa fue culpa del LCD, pensé que estábamos en un parque de diversiones, no sabía que eso era la avenida

-Sos lo único que tengo acá, mis conocidos era buenas personas, yo soy la única infeliz que se tiene que enderezar acá. Todos los que conozco están en el paraíso

-¿A sí?...entonces soy afortunado, de tenerte para mi solo- contestó con una dulce sonrisa y entonces Katrina se fijó realmente en él, en sus ojos claros y su pelo castaño

-El purgatorio te dejó como si tuvieras un lifting- afirmó Katrina riendo. Él se le acercó y tomó su cintura, sonriendo- Este es un lugar para hacer buena letra, no creo que este permitido el sexo

-Mirá que a mi nadie me dijo que no…solo me prohíben manejar de acá a la eternidad

1 comentario:

Pulga dijo...

Otro excelente cortito y gracias al angel que hay uno mas! Feliz dia Ro ;)