sábado, 3 de octubre de 2009

Fan Fic ♥ Clary & Jace ♥ Capítulo 12

12. Los innombrables nunca mueren

Anteúltimo Capítulo

Parte 1

-Papá, la camarera te mira con…melancolía- Angel, con sus cinco años había aprendido una nueva palabra y se había obsesionado con usarla en todo momento.

-Eso no es melancolía- observó pensativo- eso es provocativo, porque me quiere.

-¿Qué significa provocativo?- replicó el pequeño, en su irritable etapa de las preguntas

-Significa que hoy comeremos gratis- respondió Jace mientras la camarera se acercaba con el pedido de los dos en una suculenta bandeja.

-Gracias, señora provocativa- dijo Angel amablemente

-De tal palo, tal astilla- contestó desdeñosa la camarera, fulminando con la mirada a Jace, quien hace mucho tiempo había jugado con ella, y se fue tal como llegó. Jace esperó que se alejase, para luego volverse hacia su hijo:

-No vuelvas a hacer eso, sabes bien lo que significa y te aprovechas de tu edad

-Pero si tú le haces esas bromas a la gente todo el tiempo- contestó enojado el pequeño, Jace se quedó perplejo como muchas veces, Angel parecía tener razón de las cosas, tal vez era porque quisiera imitarlo a él y eso sería completamente perjudicial, porque las personas no suelen soportar del todo a las grandes personalidades…”que sea como quiera” se repetía Jace una y otra vez, cuando éstos pensamientos afloraban en su cabeza.

-No te prometo nada, pero lo voy a intentar- resopló Angel, mientras mordía una papa frita. Jace sonrió convencido.

-Ya se empezaron a reproducir, en 2020, habrán poblado el planeta- alguien más se sentó en la mesa, con su oscura sonrisa, pareció apagar el lugar de golpe.

La sonrisa de Jace, se desvaneció automáticamente y de manera intuitiva tomó a Angel en brazos sacándolo de su asiento, por primera vez en su vida sintió un miedo inigualable.

Sebastian, bueno Jonathan, lo miraba divertido disfrutando el terror en Jace, era obvio que aquella reacción no era por sí mismo, sino por el pequeño que llevaba en brazos, el cual Jonathan supuso, era el hijo de Jace e innegablemente de Clary.

Jace sacudía la cabeza negativamente, como si se tratara de una pesadilla y en cualquier momento despertaría, aunque fácilmente descartó esa posibilidad. Más bien, pensaba en atacarlo, pero…si fallaba probablemente Jonathan podría tomar ventaja y hacerle daño a Angel, más aún descartó aquella idea, cuando vio entrar otros tres cazadores de sombras con el equipo de combate, igual que el que traía Jonathan

-Simon, Alec…dijeron que te habían…- Jace sacó a relucir aquellas palabras, porque aún no le encontraba sentido a que él estuviera enfrente suyo, temía que reconozca que Ángel fuese su hijo y lo reclamase y un torbellino de espantosas teorías surcaron la mente de Jace. Se sentía vulnerable, una palabra que hasta ahora no conocía.

-¿Matado? Mírame, estoy más vivo que nadie. Deberías haberlo comprobado tu mismo, tus amigos no siempre dicen la verdad- mientras hablaba los otros tres se acercaron a ambos lados de él, para cubrirlo

-Papá, por qué me tienes aúpa…y, ¿quién es él?- observó intuitivo girando el cuello, sosteniéndose con un solo brazo de Jace

-Jonathan Morgestern, soy tu…-el muy idiota, era hábil, fuerte y astuto, pero su cerebro a veces trabajaba a destiempo y tras una pausa, razonó- tío. Hermanito de tu mamá.

Angel, lo observó con el ceño fruncido, enterró el rostro en un hombro de Jace y sin dar vuelta la cara dijo:

-Me caes mal- una sonrisa cruzó fugazmente el rostro de Jace y recurriendo a la realidad, esa sonrisa desapareció y aferró a Angel aún mas fuerte que antes. En ese instante observó que todas las personas en Triki’s los miraban como un partido de ping pon

-Igualmente- contestó Jonathan, poniéndose a la altura de la edad de Angel

Uno de los tres cazadores susurró algo al oído de Jonathan, éste asintió con la cabeza y los tres se retiraron

-Jace, querido…yo no quiero matarte, sólo verte sufrir y ahora me doy cuenta que tienes mucho porque sufrir, antes podía jugar con Clary solamente y ahora veo que tengo a alguien más- concluyó con una amplia sonrisa mirando de soslayo a Angel

Espaldas a Jonathan, una persona acababa de entrar, más bien parecía deslizarse, ágil y elegante, moreno y especialmente joven. Simon, miraba atónito la espalda de Jonathan y a Jace en busca de respuestas, éste último lo miró negando con la cabeza y albergando alguna esperanza de que ni Angel, ni Jonathan lo vieran dijo:

-No te acerques, de ninguna manera te acerques, espera.

-Creo que ya estoy lo demasiado cerca, para hacerte el daño que quiera- desistió Jonathan, pensando que esas palabras iban dirigidas a él

Demasiado tarde al escuchar éstas palabras Angel se dio vuelta, temiendo que se tratase de un demonio con quien su padre estaba hablando, pero sus preocupaciones desaparecieron fugazmente al ver a Simon, su tío y vampiro favorito.

-Tío Simon!- gritó feliz el niño y se soltó tan rápidamente de Jace, que éste no pudo reaccionar a tiempo. Pero sin perder más tiempo ahora que Angel estaba seguro en los brazos de Simon, Jace sacó un cuchillo y rápidamente lo bautizó

-Nigael- gritó y lanzó el cuchillo seráfico, Jonathan se agachó y por pocos centímetros el cuchillo no le atravesó la sien. Entonces corrió fuera del lugar en busca de sus camaradas que lo habían dejado solo unos minutos para ir a buscar su transporte, cuando los vio venir caminando, la sangre de Jonathan se hirvió, el estaba preparado, pero sabía que Jace era peligroso y no se confiaba de nuevo una lucha mano a mano. Fue entonces que les hizo señas a los otros dos para que corrieran.

Jace, mientras tanto, corrió fuera del lugar para perseguirlo. Pero antes se detuvo frente a Simon, que miraba sin dar créditos a sus ojos, pero podía ver bien que los de Jace centellaban.

-Lo siento, Alec y yo, no deberíamos haber mentido…-Simon se calló ante el odio reflejado en la mirada asesina de Jace, que se suavizó cuando Angel lo miró casi indignado, él no dejaba que nadie trate mal a su Simon, muchas veces se había enojado con Isabelle por eso

-Angel, dile a mamá que volveré para la noche o quizás antes. Pero no cuentes que vimos a su hermano

-¿Por qué el es malo?

-Sí, por eso-

Angel estiró sus brazos y Jace no pudo resistir a un abrazo de despedida del niño. Le revolvió la cabeza y mientras corría tras su enemigo le gritó:

-Te quiero, hijo.

Jonathan Morgestern

4 comentarios:

MelanieCB* dijo...

wow... O.O

awwww mi vidaa... ya me imagino ... al pequeño Angel... ^^

buen cap C;

maryita dijo...

me mato ese "me caes mal" xD es un pequeño Jace!! jejejeje

y simon ya sabes tambien es mi vampiro favorito al igual que angel jejeje

Kaely dijo...

Me ha encantado!!! que mono es Angel, por favor, yo también quiero uno por Navidad jajaja!! Ya tengo ganas de que llegue el siguiente y, por cierto, tienes un nuevo premio en mi blog ¡pasate cuando quieras preciosa! besos :P

Anónimo dijo...

Es el primer capitulo que leo de tu libro y definitivamente seguire con los demas, desde el primero. Solo una cosa, sabes ecrbir, pero ¿que tal si investas tu propia historia?