domingo, 27 de septiembre de 2009

Fan Fic ♥ Clary & Jace ♥ Capítulo 11






11. Angel

Angel Max Lightwood Morgestern, nació a las 7:30 de la mañana; un domingo tormentoso, en un caótico día de NY.

Clary, su madre. Jace, su padre. Isabelle, Alec, Magnus y Simon: sus tíos. Sus abuelos: Jocelyn, Luke, Maryse y Robert.

En parte forman una extraña familia; ninguno de sus tíos son de sangre y solo Jocelyn es abuela legítima…sin tener en cuenta que Jonathan Morgestern es su padre. Clary, sentía que junto a Jace, estaba abarcando una gran y espantosa mentira. Pero era lo mejor…además, tiene los ojos verdes de su madre y el cabello rubio, bien podría parecerse al de Jace. Sin contar lo físico, no hay razón para que Angel se deba parecer a su verdadero padre.

Aquella idea tranquilizaba a Clary, iba a criar un pequeño Jace; no, un pequeño Jonathan. Eso también la hacía sonreír, un pequeño parlanchín, lleno de bromas e ironías. Clary, río sola y en silencio, cuando unos pequeños ojos verdes vívidos se alzaron a los suyos desde su regazo, y una pequeña mano, se cerraba sobre unos de sus dedos.

-Buenas tardes, dormilón- dijo Clary, dándole unas palmaditas. Era increíble cuánto un bebé podía llegar a dormir de día; ya que solía llorar toda la noche. Sabía que los nenes lloraban, pero nunca se imaginó cuánto. Era extraño, estar completamente sola, pero así son los cazadores de sombras cuando el deber los llama y ella lamentaba enormemente no estar allí, localizando al demonio que se había filtrado en un masivo centro comercial de los mundanos; pero se imaginaba que dentro de poco ya volvería a cazar junto a Jace y sus amigos, la mano que se cernía sobre su dedo aprisionó aún más- Bueno, tal vez, no sea muy pronto- respondió en el momento que el timbre sonaba y se levantó con Angel en sus brazos a abrir la puerta

-Simon- dijo Clary, sonriendo a modo de saludo a su amigo- ¿cómo estás?

-Mejor que ti, seguro- alegó alzando al nuevo consentido de la familia- ¿viste tus ojeras?

-Muy gracioso- contestó Clary frotándose los ojos, como si pudiera así borrar el cansancio de sus ojos

-Espléndida- mintió Simon y juntos se sentaron en el sillón- ¿Cómo está el sobrino favorito del Daylighter?- preguntó al pequeño que lo miraba expectante y luego prorrumpió en llanto

- Ah, lo siento Clary, debo ser un pésimo tío- dijo Simon consternado

-Simon!, Angel tiene tres semanas y media, llora con todo el mundo…quizás le asuste los colmillos- lo consoló Clary riendo, una pulcra y verdadera risa que contagió a Angel y a Simon a su vez

-Y, ¿Dónde está tu novio? Se supone que debería estar aquí

-Sabes bien que está con tu novia salvando el mundo, como siempre- resopló Clary

-Isabelle, no es mi novia, ayer estuvimos peleando y…

-Hey!- interrumpió Clary- si Izzy no es tu novia, yo no soy tu cuñada y Angel no es tu sobrino, piensa bien- terminó con una sonrisa

-Bien, ahora estoy completamente atado-comentó Simon- ¡soy el único adolescente y nadie me entiende!

Jace dormía profundamente, o fingía hacerlo. Clary se despertó por sexta vez en lo que iba de la noche, no podía dormir si escuchaba a su pequeño llorar, pero si no conciliaba algo de sueño temía no estar lo suficiente despierta de día…encontró su solución al alcance de su mano: Jace; lo sacudió y logró despertarlo

-¿Qué pasó? ¿Qué…?- dijo Jace levantándose sorprendido

-Angel llora y…y yo tengo que dormir porque sino…sino mañana puede caerse y yo no darme cuenta y…

-Clary, Clary- contestó Jace en un tono sereno, y puso sus manos sobre los hombros de ella y la miró fijamente- sólo a ti te escucha Angel, sólo tú lo puedes calmar

-¡¡Idiota!!- gritó Clary lanzándole una almohada que él esquivo de manera grácil, luego tomó la otra almohada y comenzó a darle almohadonzazos por todo su cuerpo hasta que Jace rodó por la cama y calló al suelo

-Basta, esta bien, voy yo- respondió Jace riendo y sacudiendo la cabeza mientras veía a la Clary más peligrosa que conocía. Ella se sintió momentáneamente ridícula, pero volvió a recostarse intranquila mientras el niño lloraba desconsoladamente en la habitación contigua.

-Hey, bebé. Ya duerme- ordenó Jace a su hijo señalándolo acusadoramente con el dedo índice. Angel prorrumpió en un llanto aún mayor- Bien, quieres que sea de la manera difícil- dijo mientras se inclinaba sobre la cuna y lo alzaba en brazos, acercándolo a su pecho y su mentón descansando sobre la cabeza del niño

Jace comenzó a pasear en la habitación con Angel en sus brazos, todo estaba pintado de un verde agua y lleno de osos y regalos que le habían hecho mucho antes de nacer

-Sabes, los cazadores de sombras, no lloran…buenos tal vez un poco, pero si sigues así no obtendrás tu primera runa a los doce, sino a los treinta- contó Jace al pequeño que paró en seco de llorar y lo miró atentamente como si comprendiera cada una de las palabras que él le decía, luego rió y tiró fuertemente de un mechón que colgaba de la frente de este

-¡Ay! Bien, bien. A los doce será…así me gusta, sin llorar- sonrió a Angel y besó su suave frente- perdona que no estuve esta tarde, no es fácil todo esto- prosiguió Jace más para sí que para él- Algún día, tu también me acompañarás a cazar demonios, no es difícil, no te preocupes. Hoy, fue muy divertido, tendrías que ver a tu tía Isabelle como caminaba con los tacos del zapato rotos…- y Jace, contó detalladamente toda la hazaña realizada del día en el centro comercial junto a Isabelle y Alec. En el final del relato, Angel se quedó profundamente dormido

-Lo lograste- comentó Clary, con los brazos cruzados en el umbral de la puerta

-Él se durmió, no yo- contestó sonriente

Clary, cruzó la habitación y abrazó a Jace que aún sostenía a Angel, lo besó fugazmente y se hundió en el hombro que este tenía libre, sintiendo paz y felicidad…aunque las cosas no hayan salido de la manera que esperaba, nada parecía imposible, si aún tenía a Jace y ambos se tenían. Nada podía romper su entereza y felicidad…este no era un error, un problema.

Era una vida, una que formaba parte de las suyas. La parte más importante de sus vidas, los unía aún más y sabían afrontar la realidad.

Angel, era apenas un bebé, pero sus padres eligieron incluirlo a sus días. Si Clary hubiera hecho algo por desprenderse de él antes de nacer, ella hubiera podido. ¡Cuánto se hubiese arrepentido!

Una nueva luz brillaba en lo más apacible de sus interiores, una vida que les traía nuevas sensaciones y sentimientos. Alguien frágil y pulcro, de quien cuidarían y darían hasta la vida por él


3 comentarios:

MelanieCB* dijo...

awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
solo puedo decir eso...
muy buen cap ;D

maryita dijo...

que lindo capitulo!!
el tio simon ^^ ... y sus colmillos!! jauajuajaua

Shashira dijo...

Jace es tan tan tiernito en el fondo....